web analytics

RestoNews

¡Feliz Día del trabajador!

En 1886 en Chicago, EEUU, las manifestaciones motivadas por temas laborales llegaron al límite de lo permitido. Huelgas masivas cuyo objetivo principal fue conseguir una jornada de trabajo de ocho horas, azotó la vida cívica del país norteamericano. Estas loables movilizaciones tenían el fin último de dignificar el trabajo del hombre. En Chile la situación […]

En 1886 en Chicago, EEUU, las manifestaciones motivadas por temas laborales llegaron al límite de lo permitido. Huelgas masivas cuyo objetivo principal fue conseguir una jornada de trabajo de ocho horas, azotó la vida cívica del país norteamericano. Estas loables movilizaciones tenían el fin último de dignificar el trabajo del hombre.

En Chile la situación no era distinta hasta 1931, fecha en la cual el presidente Carlos Ibáñez del Campo decretó feriado nacional el 1 de mayo. Este gesto, surgió como reconocimiento al esfuerzo que a diario realizan los trabajadores del país.

¿Qué significa el 1 de mayo entre los chilenos? definitivamente la respuesta es fiesta. Es un día muy esperado por la fuerza laboral, la cual aprovecha la oportunidad para agasajarse y celebrar los logros de las empresas que los cobijan. Es un día memorable para todos los trabajadores y trabajadoras del país.

En este contexto, algunos dueños de restaurantes comentaron que en estas ocasiones la celebración es grande, merecidamente festiva. Los empresarios están dispuestos a costear buenos eventos para reconocer el brío y la energía de su mano de obra. Definitivamente estas jornadas buscan –de alguna manera- compensar las horas laboradas por cada funcionario. Horas invertidas en pro del desarrollo de una empresa, esfuerzos colectivos que robustecen los cimientos de nuestra nación.

El puerto de Antofagasta se caracteriza por tener el mayor ingreso per cápita en nuestro país. Para algunos apasionados, la nuestra, es “la ciudad del futuro”: bastión del progreso y despegue económico. Una tierra de sol, mar y cobre que lucha por concretar sus sueños.

Pero habitar la cuna de grandes ideales y proyectos no es gratuito. Que mejor que organizar una buena comida para aspirar a concretar quimeras en un ambiente grato. Un lugar repleto de colegas, amigos y deliciosos manjares.

Si piensa celebrar el 1 de mayo en nuestra región, Restonomía le aconseja a empleadores y patrones a echar mano a su bolsillo (o a fondos de su empresa), y cancelar una apetitosa cena en cualquiera de los restaurantes que atiborran nuestra ciudad, recintos que prodigan la zona de ricos sabores y camaradería.

Los trabajadores lo merecen, de ese modo atesorarán momentos inolvidables que disfrutarán por todo el resto del año. Sólo nos queda decir, ¡pásenlo bien, se lo merecen!

Publicado el 01.05.2008