web analytics

RestoNews

¡Viva Chile mi alma!

Aromas de empanadas, anticuchos, chicha y mote con huesillos, son las fragancias que rodean la semana del 18 de septiembre, hay que celebrar con entusiasmo la fiesta nacional, que conmemora uno de los pasos decisivos en la independencia de Chile. El 18 de septiembre de 1810 se instauró la primera Junta Nacional de Gobierno, gracias […]

Aromas de empanadas, anticuchos, chicha y mote con huesillos, son las fragancias que rodean la semana del 18 de septiembre, hay que celebrar con entusiasmo la fiesta nacional, que conmemora uno de los pasos decisivos en la independencia de Chile.

El 18 de septiembre de 1810 se instauró la primera Junta Nacional de Gobierno, gracias a la gestión de los criollos quienes nombraron como Presidente a Mateo de Toro y Zambrano. Hecho que fue consecuencia de la invasión francesa a las tierras españolas en Europa, lugar en cual el rey Fernando VII fue puesto en cautiverio, tomando el poder José Bonaparte.

Ocho años después nuestro país se independizó totalmente de la corona española, haciendo imprescindible la creación de los signos patrios. La bandera chilena por ejemplo, fue instaurada el 18 de octubre de 1817, y sus colores se remontarían a los utilizados por los mapuches en la Guerra de Arauco.

En cuanto a la herencia culinaria, lo principal es la influencia colonial española que mezcla elementos de la cocina mapuche e inca, pueblos en los que surgen como ingredientes importantes el maíz, las papas y los porotos. Siendo característicos de Chile, el pastel de choclo, la carbonada, el charquicán y los porotos con zapallo.

Según Wikipedia.org, son ocho los cultivos originarios o productos populares y más de 300 las recetas de tragos y comidas, que encarnan los sabores del país. Entre los frutos se encuentra la aceituna de Azapa, la chirimoya de los Andes, el choclo atacameño, las lúcumas de La Serena, la murtilla mapuche, la palta de cáscara negra, las papas de Chiloé y la quínoa del Norte Grande.

Por lo tanto, son variadas las opciones para celebrar estas fiestas patrias, lo importante es apreciar nuestras raíces, reivindicando los platos chilenos y el folclor. En Antofagasta, hay diversos panoramas por lo tanto sólo hay que encontrar la mejor opción para congregar a la familia, junto a los amigos.

Publicado el 18.09.2008