web analytics

RestoNews

¿Qué ha pasado con el viejito pascuero?

Diciembre es el mes favorito de los más pequeños, es en esta fecha donde llegan las ansiadas vacaciones veraniegas y donde, como merecido premio, los regalos navideños empapan a aquellos que han sorteado de buena manera las responsabilidades del año escolar. Es en este mes también, en el cual la mítica figura de aquel anciano […]

Diciembre es el mes favorito de los más pequeños, es en esta fecha donde llegan las ansiadas vacaciones veraniegas y donde, como merecido premio, los regalos navideños empapan a aquellos que han sorteado de buena manera las responsabilidades del año escolar. Es en este mes también, en el cual la mítica figura de aquel anciano bonachón, de vestimenta roja y gran barba blanca cobra vida una vez más.

Pero pareciera que con el paso del tiempo, la imagen del viejito pascuero ha ido perdiendo peso. Los comerciales navideños ahora están presentados por reconocidas caras televisivas y el eslogan “pascua feliz para todos”, que utilizó bastante tiempo una gran multitienda, quedó solamente en recuerdos.

Pese a lo anterior hay tradiciones que se niegan a morir y aún es posible ver, al visitar el centro de la ciudad o algún centro comercial, al menos algún hombre vestido como este indiscutible símbolo navideño. Tal es el caso de Domingo Pauro Magallanes, quien trabaja en el centro de la ciudad.

“Este trabajo es agotador, es complicado estar durante largas horas de pie y dentro de un traje en el cual la temperatura es mucho mayor a la real”, aseguró Pauro, quien trata de llamar la atención de los traseúntes con con una campanilla, para vender sus productos.

Este hombre comenzó hace 4 años a ganarse la vida con esta labor y lo ha hecho por Arica e Iquique, siendo su primera vez en nuestra ciudad, encontrando gran acogida de los antofagastinos. Según él, la mayor motivación para recorrer así las calles es entregar amor, fraternidad y cariño.

Sin embargo, a los ojos de este cronista, no son muchos los que están dispuestos a sonreir con este tipo de personaje e incluso niños pequeños caminan a su lado haciendo caso omiso a su presencia. Ellos ahora prefieren los helados.

Publicado el 17.12.2008