web analytics

RestoNews

Análisis Gastronómico

Imponente T-Bone al Fierro

La sensación de un montaje en una plancha de fierro es imponente y lo es más aún cuando dentro de esta hay un entrecot de grandes características

Periodista Gastronómica

Con una nueva exposición me recibe Blú Restaurante & Gallery, donde se refleja la hermosura de trabajos artesanales por todas las paredes del recinto. Esta es una de las ventajas de ir a este restaurante, ya que no sólo se puede encontrar el arte en un bonito plato, si no que el arte se respira por donde uno pasa. Por otra parte, la vista directa al Balneario Municipal es un privilegio que pocos restaurantes tienen.

La verdad es que en este restaurante me siento como en casa, ya que fue mi primera escuela de servicio y de cocina, estoy hablando de varios años atrás, pero como soy sentimental, el cariño trasciende el tiempo que ha pasado. Para mí es un gusto presentar a mi amigo Christopher Andersson como Chef, quien recuerdo en esos tiempos era un servicial ayudante de cocina, que se dedicaba a escuchar atento a su chef y leer cuanta revista y libro existiese de cocina. De pasadita, yo trataba de absorber todos sus comentarios y ponerlos en práctica.

Con un plato que marca tendencias en Blú me sorprenden para la degustación: T-Bone al Fierro, que consiste en una pieza de entrecot al fierro acompañado con papas rellenas con queso philadelphia al ciboulette, espárragos y tomates agridulces.

Cuando veo el plato, me impresiono por el porte, la sensación de un montaje en una plancha de fierro es imponente y lo es más aún cuando dentro de esta hay montado un entrecot de grandes características. El montaje en sí es bonito y llamativo, se conjugan los contrastes de los colores haciéndolo muy atractivo.

El entrecot estaba tres cuartos, blando y muy sabroso. Es bueno decir que siempre hay una parte más sabrosa de esta carne y me la juego por contarles que esta vez fue la parte del lomo la que definió mi gusto.

En cuanto a los acompañamientos, marcó la diferencia los espárragos, a punto, tiernos y llenos de sabor. El tomate le brindaba a la carne un simpático agridulce, se siente lo carnoso y dorado, aunque es casi un detalle, en el plato se ven como parte importante del montaje. Con respecto a las papas rellenas tienen un sabor que para mí es equilibrador, encuentro que la combinación de queso philadelphia con ciboulette es exquisito.

Este plato lo recomiendo -a vista ciega- a los hombres que les guste un buen trozo de carne en sus platos, el tamaño es realmente bueno.

¡Qué lo Disfruten!

Publicado el 20.11.2008