web analytics

RestoNews

Análisis Gastronómico

Albacora a la Canela

Cuando llegué eché un vistazo al restaurante entero, lo primero que veo al fondo del salón un imponente mural que da la ilusión de estar en un acuario, la imagen es realmente bonita. El primer piso es sector no fumadores y el superior para fumadores, subo y veo unos lounge privados, mi cabeza vuela soñando […]

Periodista Gastronómica

Cuando llegué eché un vistazo al restaurante entero, lo primero que veo al fondo del salón un imponente mural que da la ilusión de estar en un acuario, la imagen es realmente bonita. El primer piso es sector no fumadores y el superior para fumadores, subo y veo unos lounge privados, mi cabeza vuela soñando celebrar un cumpleaños en este lugar, es perfecto para compartir con amigos. Y la terraza, con una bella vista al parque Brasil, mesas iluminadas y una sensación de poder descansar, hacen que me convenza para probar la mano del chef.

Decido quedarme en el primer piso, junto a los pececillos anaranjados jugando en medio de los corales que se representan en el mural. Me llama la atención lo confortable de las sillas, que por cierto con las mesas caobas montadas con vajilla blanca reluciente, son una combinación perfecta para comenzar a comer.

Ordené una “Albacora a la Canela” ($7.900), me pareció una propuesta innovadora. Cuando llegó el plato me gustó su montaje, tenía altura y combinaban las tonalidades muy bien. La albacora venía cubierta de canela en polvo, esto le daba una tonalidad al pescado cafesosa, revelando la especie a través de la estela que dejaba el plato en mi memoria.

El pescado venía acompañado de un mix de champiñones y una milhojas de papa. Para mí, lo más notable del acompañamiento fueron las setas que se veían plasmadas en el plato, lo mejor era que estaban si picar, enteritos, con su forma de ostras y shiitake. Me encanta ver un la forma de un producto casi intacto en el plato, a demás tenían un sabor grillado exquisito, donde el calor ablandó la seta y le dio el sabor a asado, sabroso.

La milhojas de papa, le daban un toque especial al montaje del plato, en sabor suave, delicada, con un imponente toque se nuez moscada, con el sello del gratín dorado. Aunque para mí el acompañamiento de las setas es perfecto, las torres de milhojas son un buen complemento.

La salsa era al limón, por lo que pegaba perfecto con la albacora, unos goteos tímidos  sobre el pescado quedó muy bueno. Una salsa color amarillo limón, con una consistencia cremosa, pero que engaña al paladar, ya que su acidez no es reflejada en el aspecto de la preparación.

Me gustó Océano, tiene una gastronomía de autor bastante buena, buen gusto para combinar las especies, los puntos estaba acorde a la preparación y lo mejor su ambientación es entretenida, estoy segura que será un lugar especial para juntas de amigos.

¿Qué mejor? buena gastronomía y estilo en decoración…

Publicado el 23.04.2009