web analytics

RestoNews

Aprenda a Maridar Cepas Blancas

Seguramente les ha pasado que les regalaron un vino pero no saben como combinar la cepa o por el contrario, tienen una comida y no saben qué vino comprar. Bueno, aquí les va una pequeña guía para maridar cepas blancas.

Comenzaré por el tradicional Sauvignon Blanc, es ideal para preparaciones marinas que contengan pescados como el atún o la trucha, mariscos como las machas y las otras. También para pasteles de jaiba, de erizos o un cóctel de camarones.

Algunos otros productos que sirven para preparar un appetizer, recordando que es mejor tomar un aperitivo más seco que dulce. Puede ser jamón crudo con especias como la pimienta negra, además de quesos (cabra, parmesano o brie) en salsas cítricas con yogurt, ciboullette, cilantro y alcaparras.

Pero si la preferencia es servir una entrada con ensalada fresca, se mezclan perfectamente los sabores de los pepinos, porotos verdes, lechugas, pimentones o tomates. Algo más refinado, sería agregar fondos de alcachofas o espárragos.

Si se elige la última opción como entrada, un pollo especiado con curry, jengibre, soya y mantequilla, también funciona para plato principal, siendo más económico que los pescados o mariscos.

Otra cepa muy fácil de encontrar en cualquier supermercado es el Chardonnay, la recomendación es beber una producción reciente. Su sabor suave frutoso permite maridarlo con choritos, locos, calamares, langosta, salmón ahumado, lenguado y la popular reineta, por lo tanto es ideal para una comida de fin de semana con la familia.

Otros productos más gourmet serían aves como el faisán o la codorniz, además de otras preparaciones más campestres como el conejo o la ternera. En un cóctel,  pinchos de lomo y  tocino serían excelentes.

Los quesos adecuados son los roqueforts o el camembert, asimismo algunos especiados con pimienta o albahaca. Para salsas, los ingredientes ideales son el sésamo, el hinojo, el estragón y la pimienta blanca.

Por último el Late Harvest, en Chile se prefiere como aperitivo, pero en Francia es consumido mayormente al terminar una cena. Sin embargo, para nada es recomendable beberlo junto a un postre, ya que debido a su amable dulzura sería una combinación muy empalagosa.

Cualquier sea la opción, parece ser que los quesos azules son la mejor alternativa de maridaje. Asimismo que los patés, debido a que la fuerza de esos productos contrasta con la delicadeza de esta cepa.

Publicado el 23.04.2009