web analytics

RestoNews

Bocados Primaverales

El aroma de las frutillas en los pasillos de la Vega Central de Antofagasta, los puestos del Mercado en el centro, o las estanterías de un supermercado, son señales que indican la tentadora entrada de la estación frutal de la primavera en los paladares chilenos. El 21 de septiembre, es la fecha que indica ese […]

El aroma de las frutillas en los pasillos de la Vega Central de Antofagasta, los puestos del Mercado en el centro, o las estanterías de un supermercado, son señales que indican la tentadora entrada de la estación frutal de la primavera en los paladares chilenos. El 21 de septiembre, es la fecha que indica ese primer verdor, que con tonos rojizos, anarajandos o morados, aumentará junto a la temperatura, los colores que compondrán cada mesa.

Si bien en la actualidad, es posible disponer de variados frutos todo el año, siguen existiendo una serie de jugosos alimentos que marcan el renacer de la naturaleza dormida durante el invierno. A las fresas le siguen las frambuesas, chirimoyas y damascos, para que ya entrado el verano disfrutemos de duraznos, ciruelas y melones.

El clima se torna poco a poco más agradable, permitiéndonos degustar preparaciones más frías en postres o jugos naturales, incluso aparecen algunas verduras como los espárragos, habas y arvejitas. La idea es tratar de aumentar la ingesta de estos productos, debido a que al encontrarse en su época de consumo tienen sabores mejorados sin manipulación previa.

Dentro de los platos a disfrutar, esta la elaboración de tartaletas, helados artesanales, e incluso exquisitas tortas heladas con merengue. Pero si la idea es dejar de lado las calorías para prepararse para el verano, pueden exprimirse vitamínicos zumos, montarse ensaladas de frutas o sustanciosas compotas.

Por otra parte, el color de estos deliciosos bocadillos naturales no sólo cumple un rol estético, su papel se convierte en fundamental para la salud debido a los fitonutrientes. Conocidos también como fitoquímicos sus características principales no son nutricionales, más bien actúan en calidad de antioxidantes previniendo enfermedades degenerativas.

Algunas de estas dolencias son el cáncer, diabetes, enfermedades cardiacas, además de desintoxicar el cuerpo de la contaminación ambiental. Asimismo, las frutas en general sirven para mejorar la digestión aportando minerales y agua.

Finalmente, las frutillas son el paso inaugural del comienzo del calor que trae más horas de luz, espacio para recrearse y consumir comidas sanas. Quedan pocos meses para llegar a disfrutar de las sabrosas sandias, un file representante de la plenitud del verano.

Publicado el 25.09.2008