web analytics

RestoNews

Calidad de servicio: Una importante ventaja comparativa

Obtener un buen dinamismo dentro de las funciones que un restaurante debe cumplir, es imprescindible para asegurar una óptima calidad del servicio. Parte importante de esta faena es realizada por los garzones, quienes tienen la obligación de cumplir con las amplias pretensiones de los clientes.

La calidad del servicio, es un argumento importante al momento de elegir el lugar donde comer. Generalmente el público escoge un determinado restaurante porque en ese espacio espera sentirse cómodo y acogido, gracias a la presencia de un garzón -que más que atender sólo a sus pedidos-, cumpla el papel de anfitrión. Lo anterior, con el fin de hacer pasar un agradable momento a los comensales.

La capacitación es la base para lograr la entrega de un servicio acorde a las exigencias de las normas de educación. Patricio Guerra, jefe de garzones del Restobar Divinus, expresó que, “lo más importante es la cordialidad para mantener una relación amena con el cliente, esta última basada en el respeto al usuario”.

El funcionario agregó que, “me gusta mucho este trabajo, por esa razón me instruí e hice el curso que ofrece la Cámara de Comercio de Antofagasta para el mejoramiento del servicio”.

Otro factor substancial es la dedicación que el garzón estampa en su trabajo. La preparación del plato puede ser sumamente refinada y de sabores cautivantes, pero si el cliente no recibió una atención adecuada, eso puede echar por tierra cualquier montaje, por exquisito que este sea.

Freddy Cárdenas, garzón de un concurrido restaurante del circuito, manifestó que la humildad es la principal cualidad que se debe tener al momento de tratar con los comensales. Además, declaró que se desempeña en el área por gusto. “Las propinas no son mi principal estimulo, lo que me encanta es conocer a las personas y darles la mejor atención posible”, precisó Freddy.

Sin embargo, por filantrópica que sea la labor, es cierto que en esta ciudad nadie trabaja sólo por gusto. Aumentar la renta, de acuerdo a las expectativas del empleado, es una motivación importante. Y dejar propina, opción para algunos, obligación porcentual para otros, es parte también de la cultura gastronómica que las personas del norte de Chile deben fomentar.

Por otra parte, César González, garzón del Restaurante San Pedro, confidenció que, “antes no me gustaba totalmente esta tarea, porque pensaba que no era una labor tan bien vista. Pero, con el pasar del tiempo me di cuenta de la importancia que tienen los garzones dentro del servicio gastronómico, y que es un trabajo digno como cualquier otro”, enfatizó César.

Pretensiones del Cliente

A nivel nacional, las exigencias del mercado son cada vez mayores. Por lo tanto, el naciente mercado gastronómico de Antofagasta, que en la actualidad recibe a numerosos extranjeros y visitantes de otras regiones, enmarcados generalmente en el llamado turismo de negocios impulsado por el cluster minero, debe prepararse para atender éstos requerimientos.

Tales obligaciones, tienen que ver con tener un acabado conocimiento de los productos que los centros culinarios ofrecen. Partiendo con algo tan simple como la clase de aperitivo que se va servir. Este trago, por ejemplo, debe cumplir su cometido, abriendo el apetito sin saturar las papilas gustativas.

También es relevante estar al tanto de cuáles son los maridajes más apropiados, para que éstos sean sugeridos por el garzón, conservando la armonía del plato. Ambas funciones son llevadas a cabo en el mundo entero por sommeliers, pero por desgracia esta región cuenta con sólo dos especialistas en el rubro.

Debido a esta razón, un garzón atento a la evolución del mercado, no puede darse el lujo de quedar atrás en el aprendizaje de estos detalles, que sin duda marcan la diferencia dentro del servicio gastronómico de la zona.

Publicado el 17.04.2008