web analytics

RestoNews

Los protagonistas de la Gastronomía

Carla Cáceres y Mathias Heckle, socios de Divinus

Desde el 2004, Carla Cáceres y Mathias Heckle se han encargado de otorgar una de las mejores propuestas culinarias en Antofagasta, que destaca las bondades de la cocina fusión.

Rescatar la cultura en Antofagasta puede parecer una tarea un tanto olvidada, sin embargo hay empresarios del rubro gastronómico que se han preocupado por devolverle la vida a los barrios históricos. Es el caso de Carla Cáceres y Matías Heckle, quienes decidieron hace cuatro años restaurar una reliquia arquitectónica ubicada en la avenida Brasil, conservando sus estructuras originales para convertirlas en el actual Restaurante Divinus.

Los pasillos de este ecléctico centro culinario, han maravillado no sólo a los apasionados seguidores de la cocina local, si no que también a extranjeros y visitantes del llamado turismo minero de negocios. Sentados en medio de los divanes rojo del lounge, Mathias comienza a contarme los primeros pasos de su incursión en este rubro.

¿Tenías experiencia en gastronomía?
“Ninguna, comencé con un pub en Temuco junto a un socio que tenía un poco de conocimiento sobre el tema, pero creo que la principal influencia es mi papá que siempre ha tenido un gran gusto por la cocina.”

¿Qué herramientas ocupan para innovar culinariamente?
“Viajamos bastante, al visitar otro país estamos pendientes de conocer las nuevas tendencias, porque esas experiencias te llevan a tener otra mirada de la gastronomía. De esa manera, vamos reformulando los platos, sus sabores e incorporamos nuevos ingredientes”.

¿Cuáles son los sabores que buscan destacar?
“En realidad tratamos de tener opciones bien amplias, porque Antofagasta no es una ciudad que permita tener comida muy especializada, debido a que el público que sale a comer es poco.

Cuando comenzamos, teníamos un chef peruano y una carta bien rara de fusión peruana-tailandesa, pero no tuvo una gran acogida, entonces decidimos incorporar elementos más tradicionales en nuestra cocina.”

Elementos clave

Cuando Carla comienza hablar de su trabajo en el restaurante, noto inmediatamente en sus palabras la emoción que nace del gusto por un trabajo bien hecho. Ese culto por la perfección, ha llevado a Divinus a situarse entre las mejores opciones gastronómicas de la ciudad.

¿Cómo te incorporaste en este proyecto?
“Preocupándome de la arquitectura, que es mi área, me encargué de restaurar la casona y de montar la decoración. Después, en el 2005 entré en los temas administrativos casi sin darme cuenta, al final uno tiene que ser un maestro de ceremonias para dominar todas las áreas.”

¿Cuál es el elemento clave de un buen restaurante?
“Con Mathias siempre discutimos eso… podría ser la ambientación, el servicio, la música. Pero llegamos a la misma conclusión, que aunque encontremos todos los elementos bien conjugados, en la calidad del sabor está el secreto, eso es lo que permite el éxito de un restaurante. Si la comida no está bien hecha, difícil que se regrese.”

¿Qué lugares los han inspirado?
“No hay uno en específico, al final es una mezcla de detalles, nos hemos dejado influenciar mucho por lo que vemos en nuestros viajes.
Tenemos muy buenos recuerdos de ciertas visitas, por ejemplo una vez en Argentina fuimos a un pequeño local de flamenco, en el que no existía una carta tradicional. La temática eran las tapas, donde el chef las llevaba a la mesa para mostrártelas, si te tincaba dejabas el plato en la mesa, esto para mí fue quebrador de esquemas.
No hemos podido encontrarlo nuevamente, porque la vez que fuimos nos llevó un amigo y cuando tratamos de regresar fue como si hubiese desaparecido. Una lástima.”

¿Qué proyectos hay para el verano?
“El calor del verano antofagastino hace que nuestra terraza se presente con un exclusivo café lounge, donde lógicamente nuestras puertas estarán abiertas desde la tarde, para que la gente disfrute de la calidad Divinus”

Publicado el 30.10.2008