web analytics

RestoNews

Los protagonistas de la Gastronomía

Carlos Baldeig, dueño de Mondo Resturant & Banquetería

Carlos Baldeig hace trece años que forma parte del negocio gastronómico en Antofagasta, la afición por el mundo culinario lo llevó a convertirse en un sibarita y dueño del exclusivo Mondo Restaurant & Banquetería.

Actualmente el servicio de banquetería a cargo de Carlos Baldeig es el más cotizado en Antofagasta, ubicándose entre las preferencias de importantísimas empresas y compañías mineras de la región.

¿Cómo entraste al mundo gastronómico?
“Cuando desarrollaba mi profesión de contador auditor tuve la oportunidad de viajar bastante -donde iba me preocupaba de encontrar los mejores restaurantes- de esa manera me transformé en un conocedor de sabores. Una experiencia que marcó mi entrada a este mundo culinario ocurrió en Madrid -debido al trabajo de ese entonces- viví por un tiempo en un hotel. Ahí conocí a mucha gente relacionada con gastronomía, incluso me dejaban entrar a la cocina y compartir con los chefs.”

¿Por qué decidiste dedicarte a esto?
“Aunque no tengo estudios formales del tema, siempre me gustó cocinar y creo que lo hago bastante bien. Además, con el pasar del tiempo descubrí que tengo cierto don para decidir qué sabores son buenos para fusionar o hacer cocina de autor, que es lo que pregono. La primera vez que vendí comida fue en Iquique. Con mi familia decidimos poner unos avisos en el diario haciendo una especie de delivery de paellas los fines de semana. El resultado fue un éxito total, llegamos a vender 150 paellas los domingos, lo que creímos iba a ser un ingreso extra para la familia, terminó siendo nuestro sustento”.

¿Qué es lo primordial para tener éxito?
“La dedicación y pasión que uno imprima en lo que hace. Si no te gusta tu trabajo estás sonado, así de simple. Siempre lo digo, especialmente a los estudiantes en práctica, uno tiene que esforzarse para lograr lo que quiere en la vida”.

¿Por qué las empresas siguen prefiriendo tus servicios?
“La respuesta es simple, montamos los mejores eventos gastronómicos de la región. Porque me preocupo personalmente de que todo este hecho a la perfección. Nuestro nivel de compromiso hace que nuestros clientes mantengan la fidelidad con el Mondo.”

¿Qué debilidad tiene para ti el negocio?
“Pienso que el ser imprescindible. Me gustaría que las cosas funcionaran en el restaurante sin estar presente, pero los clientes requieren mi presencia porque se sienten mejor atendidos si el dueño les da su especial cuidado. Aunque me preocupo de capacitar a mis garzones para que siempre sugieran lo mejor del restaurante”.

De lo tradicional a la cocina de autor

La contingencia gourmet trae a las mesas antofagastinas una propuesta invaluable: la cocina de autor. Se trata de rescatar las materias primas propias de la zona para aprovechar sus sabores en novedosas y refinadas preparaciones que conserven la armonía estética propia de la gastronomía profesional.

¿Cómo logras estar en la contingencia del arte culinario?
“Hay dos puntos esenciales para conservar la prestancia, lo primero es el estándar de servicio. Sin un buen garzón que sepa vender nuestros productos, imposible llegar al cliente.
El segundo punto es la carta, hay que tener en consideración que las propuestas gastronómicas en Antofagasta se están abriendo cada vez más, por lo tanto es necesario investigar para crear nuevos platos que se adapten a la evolución del mercado. Imprescindible cambiar la carta como mínimo dos veces al año”.

¿Cuál es tu visión del negocio gastronómico en Antofagasta?“
El panorama ha cambiado mucho últimamente, tenemos que aprender a adaptarnos a los nuevos tiempos. En Antofagasta los pioneros del negocio no tenían en sus planes reinventarse, sin embargo el mercado es cada vez más exigente y quien no se adecue esta condenado a desaparecer”.

Publicado el 29.05.2008