web analytics

RestoNews

Los protagonistas de la Gastronomía

Chinoy, cantautor chileno

Oriundo de San Antonio y radicado hace un año y medio en Valparaíso, Mauricio Castillo (26) más conocido como Chinoy -apodo que heredó de su abuelo materno- pasó su adolescencia como frontman de la banda punk Don Nadie. Durante estos últimos años ha forjado su carrera solista tocando en cuanto bar haya podido. Dichos acontecimientos […]

Oriundo de San Antonio y radicado hace un año y medio en Valparaíso, Mauricio Castillo (26) más conocido como Chinoy -apodo que heredó de su abuelo materno- pasó su adolescencia como frontman de la banda punk Don Nadie. Durante estos últimos años ha forjado su carrera solista tocando en cuanto bar haya podido. Dichos acontecimientos le permitieron correr de “boca en boca”, hasta que llegó a los oídos del ex líder de Mecánica Popular, Manuel García quien sin pensarlo dos veces se lo llevó a tocar con él a Santiago. No obstante Chinoy ya había tenido hitos importantes como  haber girado por Argentina teloneando a los trasandinos de Loquero.

Este cantautor nacional es un hombre de suave hablar, piensa bien antes de contestar cada pregunta y a veces titubea nervioso. Pareciera que esta faceta de entrevistado no le acomoda mucho, sin embargo su actitud risueña permitió una agradable charla algunos minutos antes de que realizara la prueba de sonido para la tocata que por primera vez lo trajo a nuestra ciudad.

¿Qué elementos del pasado punk quedan en tu música actual?
Queda mucho del aspecto sincero del punk y de no tener una estética de exageración hacia otras cosas que entorpecen lo musical. En ese sentido el punk que yo viví era bastante honesto, éramos cabros que ni siquiera sabían cómo se vestían los punks y que vivíamos en una ciudad muy pequeña con 20 o 25 personas que escuchaban este tipo de música. Nos juntábamos en círculos para buscar afecto, ya que nunca fuimos problemáticos -como podría pensarse- más bien al contrario. Yo era el más chico, hoy estos muchachos deben tener alrededor de 40 años.

¿Cómo ha cambiado San Antonio desde aquel entonces?
Ha cambiado bastante, ahora hay mucha más información. Los chiquillos saben cosas de las cuales nosotros sólo hacíamos suposiciones, pero era mucho más honesto, hoy existe una especie de movimiento que en el fondo no siente nada. En todo caso es sólo mi forma de ver lo que pasa allá, ya que hoy no tengo mayor vinculación con lo que sucede en San Antonio, pero creo que antes la ciudad era mucho más primitiva. Allí me rodeaba de personajes notables y no sé si existe esa continuación en los muchachos que ahora están tratando de buscar espacios. Durante todo el tiempo que estuve en San Antonio fueron pocos los que se acercaron y me di cuenta que había cambiado casi todo.

Público y crítica

Confeso admirador de “los genios” como él define a Nirvana, Bob Dylan, Michael Jackson y Sex Pistols, este músico ha tocado durante el año en variadas ciudades y pueblos de Chile logrando obtener una gran cantidad de seguidores. La crítica, por su parte, ha respondido con excelentes comentarios.

¿Cómo has recibido las buenas críticas de la prensa especializada y el cálido recibimiento del público?
Desde que empecé a tocar he pasado por pequeños grupos y bandas de mayor envergadura, durante estos años, más que el agradecimiento o la crítica de la gente a mí me interesa la autocrítica y aquello es algo complicado porque se forma a partir de los estados de ánimo y tiene poco que ver con los oyentes. En todo caso, sí el público te mira con buenos ojos uno tiende a ser sincero y sentirse completo.

Manuel García o el grupo de punk argentino Loquero han sido músicos que te han a ayudado en tu carrera ¿qué relación tienes con ellos?
Con Loquero ya no tengo ningún tipo de relación, hace mucho que no converso con el Chari, el cantante de la banda. Con Manuel García – en cambio- sí tengo una amistad, lo voy a visitar dos o tres veces por mes y paso junto a mi polola algunos días en su casa. Él es una persona bastante inteligente y siento que es adecuado estar ahí, me siento cómodo. Además he conocido a otros artistas, por ejemplo el otro día fue a visitarme Fernando Ubiergo y estuvimos conversando, él interiormente es una persona súper grande, es un creativo con una sensibilidad impresionante y un gran corazón.

Se supone que estás preparando tu primer disco, ¿cómo va eso
Todavía no pasa nada ya que ha sido poco el contacto con los productores por lo que no hemos llegado a ninguna parte. En todo caso el disco no tiene nada novedoso para mí. Ahora voy a tratar de grabar otras canciones y veré si el productor con el que trabajaré me da el “aguante” para incluirlas. Todo lo que he hecho está grabado en vivo y estas 25 o 26 canciones están en muchos sitios de Internet por lo que el público ya las conoce.

La prensa ha categorizado tu música como folk o trova-punk. ¿Qué piensas de eso?
Creo que no tiene que ver con pertenecer a un determinado estilo, sino con que he estado componiendo desde la guitarra acústica. La guitarra es un ser especial, gracias ella que he ganado las categorías que nombraste y básicamente es porque aprendí a hacer canciones con una guitarra de palo. Lo importante es hacer música y eso se puede hacer con cualquier cosa.

En Chile y en el resto del mundo el nuevo folk apunta a la reivindicación de esta figura solitaria, que con su guitarra de palo crea hermosas canciones ¿Te sientes parte de ellos?
Porque soy un despistado total no tenía idea de lo que estaba pasando en cuanto a la guitarra acústica. Solamente salí a tocar porque me parecía que tenía buenos temas, que podía entregar un show que fuese bien recibido en los bares de Valparaíso, no fue premeditado. De cualquier modo, es bueno que haya harta gente tocando, el hecho de pararse solamente con una guitarra permite que la creación de una canción sea en un lugar más íntimo que hace brotar cosas con una sinceridad distinta a los que pueden surgir en la complicidad de una banda.

Publicado el 22.10.2008