web analytics

RestoNews

Comida Popular: Para chuparse los dedos

Una de las cosas que llamaron mi atención en India, fue que podía encontrar un rico almuerzo en la calle, cada esquina me ofrecía una preparación diferente. Esa fuerte mezcla de olores mantenía mi paladar atento. Al comienzo miraba todo con curiosidad y una extraña admiración. Los puestos en la calle generalmente no eran muy […]

Una de las cosas que llamaron mi atención en India, fue que podía encontrar un rico almuerzo en la calle, cada esquina me ofrecía una preparación diferente. Esa fuerte mezcla de olores mantenía mi paladar atento.

Al comienzo miraba todo con curiosidad y una extraña admiración. Los puestos en la calle generalmente no eran muy pulcros, en realidad las medidas de higiene que uno acostumbra tener escaseaban.

La mayoría de los cocineros eran hombres con muy buena mano para el negocio, largas filas de espera lo comprobaban. Esa eterna expectación despertaba más mi apetito, pensaba en el festival de sensaciones que mi boca estaba a punto de probar.

Todos a mí alrededor hablaban Hindi y no lograba comprender lo que decían, pero seguramente estaban hablando de mí persona, ya que percibía las miradas de los ansiosos comensales. Me sentía como un bicho raro entre tantas personas, las miradas penetrantes eran más, pero afortunadamente las sonrisas comenzaron a aparecer entre la multitud.

Minutos después estaba  por llegar mi turno, pero la verdad es que no tenía claro qué iba a comer. Para mi suerte el vendedor hablaba inglés, y es que muchos indios a pesar de haber sido colonizados en algún momento por los ingleses no adoptaron la lengua.

Logré preguntar los ingredientes de las preparaciones, así como también el grado de picor que tenía cada una de ellas, porque en más de una ocasión lloré luego de probar algunos alimentos.

La elección fue Pakora, una tortilla de verduras servida con yogurt blanco. Luego de tener el plato desechable en mis manos debía comer, así que mirando al resto de los comensales comencé mi aventura culinaria.

Manos a la obra fue lo que pensé en aquel momento, todos comían sólo con su mano derecha con extrema habilidad, práctica que desarrollada desde el principio de sus vidas. Y si ellos lo hacen -¿Por qué yo no?-.

Fue uno de los momentos que más disfruté en India, despojándome de  todo prejuicio para concebirme como uno de ellos. Por primera vez percibí la comida como ese alimento divino que uno debe disfrutar con los sentidos.

Pakora

Ingredientes:

150 gr. de harina de garbanzos

½ cuchara de curry

½ cuchara de cúrcuma

150 gr. de berenjenas

150 gr. de repollo blanco

150 gr.  de cebolla

½ coliflor.

Aceite para freír.

Elaboración:

Preparar la masa con harina de garbanzos, especias y una taza de agua.

Cortar las berenjenas por la mitad y luego en rodajas pequeñas.

Cortar el repollo en tiras finas.

Dividir coliflor en ramos pequeños

Cortar la cebolla en rodajas y separarlas en anillos.

Agregar las verduras a la masa y dejar reposar por media hora.

Calentar abundante aceite y freír.

Servir con yogurt blanco.

-¡Hasta el próximo jueves!- No hay barreras físicas para llegar con el espíritu donde uno desee.

Publicado el 14.07.2009