web analytics

RestoNews

Análisis de Bebestibles

Con sabor a rock en la Kzona

Al revisar la carta, lo primero que vieron mis ojos fue “Kzona en llamas” y en ese preciso instante tuve que saber de qué se trataba. Cuando le dije al barman lo que deseaba, sonrió y comenzó a mezclar un sinnúmero de destilados dentro de un pequeño vaso.

Me habían dicho que no llegara tan tarde, que la mejor hora era alrededor de la media noche, porque después es difícil encontrar asiento. Así que al ver la hora de aquel sábado, apuré el paso y me dirigí al bar la Kzona.

Entré y pude comprobar que efectivamente el gran espacio con el que cuenta este pub, se llena bastante durante los fines de semana. Cosa que es ideal cuando uno desea ver nuevos rostros y agrandar el círculo de amigos.

Dentro del bar existen dos niveles. El segundo piso es más pequeño, y a mi parecer un poco más ímtimo, sin embargo, es el primer piso el que concentra la mayor cantidad de juventud sedienta de diversión.

Con inmensas ganas de averiguar con qué exquisito brebaje me iba a encontrar, me abrí paso hacia la barra al ritmo de The Charlatans y de otras estimulantes bandas de britpop.

Al revisar la carta, lo primero que vieron mis ojos fue “Kzona en llamas” y en ese preciso instante tuve que saber de qué se trataba. Cuando le dije al barman lo que deseaba, sonrió y comenzó a mezclar un sinnúmero de destilados dentro de un pequeño vaso.

Un intenso rojo con fuego en su superfie llegó a mis manos, el muchacho me explicó que lo bebiera antes de que las bombillas se derritieran. Así lo hice y pude sentir dentro de mi boca humedecida el sabor del tequila, el gin, el whisky y por último la granadina, que tuvo el grandioso efecto de mitigar el fuerte gustillo de que se alojaba en mi paladar. Para los valientes este trago está en happy hours. Tomen dos y les aseguro que no se arrepentirán.

Mientras tanto la música que sonaba, mezclaba el sonido de bandas grunges cmo Stone Temple Pilots o Nirvana junto a brillantes grupos de esta década como Interpol o Vampire Weekend.

Sin aviso previo, dentro de un improvisado escenario a raz de piso entraron en escena Los Gustavos, un cuarteto que se dedicó a recorrer clásicos del rock noventero como Them Bones de los depresivos Alice in Chains o Plush e Interstate Love Song de los ya mencionados, Stone Temple Pilots.

La banda sonó bien. Me hizo mover los pies y sacudir la cabeza. Además los muchachos cuentan con una atractiva puesta en escena y con un cantante que se cree el cuento. Me puse averiguar y los días de música en vivo son los jueves y sábados, ocasiones donde se cobra la mínima suma de 500 pesos.

Cuando el local se repletó de gente que estaba extasiada por el buen sonido de Los Gustavos, decidí ubicarme en la terraza del local donde me encontré con un par de amigos que disfrutaban del buen ambiente, mientras filtreaban con algunas muchachas.

Me uní a ellos y solicité un clásico mojito. La especial preparación de la Kzona, venía con Barcardí Limón y un leve colorizante a base de ron añejo. Me lo tomé en un minuto, mis amigos se rieron y decidimos seguir, pues la noche recién comenzaba.

Publicado el 12.03.2009
etiquetas: » » »