web analytics

RestoNews

Análisis de Bebestibles

Daniel Lencina, Wally’s y una inolvidable velada

La ocasión se convirtió en una verdadera fiesta apenas el trompetista uruguayo salió a escena, cuando esto sucedió los aplausos y los gritos de aliento no tardaron en llegar, y es que la simpatía y el carisma del músico abarcó en tan sólo un instante todo el recinto.

Finalmente llegó el día esperado por todo el equipo de Restonomia.cl. Un año de arduo trabajo había finalizado con excelentes resultados y la convocatoria al evento logró ser todo un éxito.

Llegué específicamente a realizar de la mejor manera posible las tareas que tenía asignadas, sin embargo me contagié de inmediato con la energía de celebración que reinaba en el lugar.

Y aunque alrededor de las 21.30 el restaurante lucía a media capacidad, poco a poco comenzon a poblarse las mesas y finalmente, cuando el gran número de la noche -Daniel Lencina Cuarteto Jazz- salió a escena, Wally’s ya estaba repleto.

La ocasión se convirtió en una verdadera fiesta apenas el trompetista uruguayo salió a escena, cuando esto sucedió los aplausos y los gritos de aliento no tardaron en llegar, y es que la simpatía y el carisma del músico abarcó en tan sólo un instante todo el recinto.

Desde donde me encontraba ubicado, la vista al escenario era expectacular. En ese rato, junto a mis compañeros de trabajo disfrutábamos del sabor de exquisitos vinos Miguel Torres y unas suculentas tortillas que fueron rellenadas con salteado de verduras y trozos de carne y pollo.

Entre canción y canción, Daniel Lencina presentó a sus estupendos músicos, bromeó con el público e incluso cantó entre medio de los asistentes, llegando a bailar con una de las garzonas de Wally’s.

Al comienzo de su actuación, el conocido músico invitó a que los presentes propusieran temas para ser interpretados por él y sus músicos. Finalizando la primera parte del encuentro, el público pedía canciones con mucho más entusiasmo que en un comienzo y muchas de ellas no tardaron en ser interpretadas.

Durante el intermedio, todos habíamos terminado de comer y las mesas se abarrotaron con las botellas y los tragos más diversos. En este momento se efectuó el primer sorteo de premios para los asistentes, quiénes, a juzgar por sus caras, se mostraban completamente satisfechos.

El segundo acto siguió con otras clásicas melodías de popjazz, y es que más que jazz en su vertiente más estructurada, la música que interpretaron estos músicos transcurrió por composiciones tremendamente populares del estilo como “Polvo de Estrellas” o “New York, New York”, las que produjeron una tremenda ovasión del respetable y una grata sensación de alegría en mí.

Redondeando la velada, puedo decir que fue un completo éxito ya que todos quedamos más que satisfechos con la comida, con el ambiente que se generó y con los excelentes músicos que oimos y admiramos. Asimismo, el sorteo de diversos artículos como prendas de ropa, cambios de look, ascensión a volcanes y licores, ayudó a que la cita fuera mucho más distendida y porqué no decirlo, perfecta.

Publicado el 04.06.2009