web analytics

RestoNews

Análisis Gastronómico

Pescado a lo macho en Don Rodrigo

Aunque había concurrido muchas veces a comer a Don Rodrigo, siempre había sido a la hora de almuerzo, esta vez quise romper la regla y fui a cenar, la experiencia fue muy buena.

Periodista Gastronómica

Entre las diversas reuniones de trabajo que tengo en las visitas que hago a esta paradisiaca ciudad, cada vez que se acerca la hora de comer pienso en cuál sería el placer del momento, así me percaté que era una buena oportunidad de visitar Don Rodrigo, restaurante que queda en la Península de Cavancha, en la calle Filomena Valenzuela.

Llegue alrededor de las 21 horas, ahí noté que el brillo de las luces aportan calidez a la ambientación, convirtiendo sus tonalidades en perfectas para una comida fusión. Así llegué a Don Rodrigo y como era una hora donde la que las cenas en parejas es lo que más se ve y yo me encontraba sola, decidí hacer uso de la barra del lugar.

Me acomodé en los altos pisos y comenzó el deleite. La degustación corría por parte de Edson Troncoso, chef del restaurante, quien buscaba una retroalimentación con la puesta en marcha de la nueva carta, por ello presentó un Pescado a la Macho ($8.400).

Para amenizar la espera de la preparación, me sirvieron una fresca agua aromatizada con pepino de ensalada, perfecta para templar las papilas gustativas, mientras conversaba con el encargado de la barra que, entre pisco sour y otros aperitivos, respondía amablemente todo lo que se me ocurría preguntar.

Cuando llegó el plato, me percaté de un montaje al estilo de Edson con unos quenelles de puré rústico al costado del pescado salseado a lo macho. En sí la preparación tenía varias fusiones bien interesantes.

Comenzando por el pescado, que en esta ocasión fue una reineta –digo en esta ocasión, porque varía según el pescado fresco que tengan en cocina- que estaba apanado y cocinado a la plancha, lo que le daba un toque más consistente, además de entregar la sensación de estar probando una escalopa de pescado, pero más fina y delicada.

La salsa era a base de salteado de mariscos, donde prevalecían locos, locate, choritos y camarón. La preparación a lo macho, siempre es definida por un fuerte toque de picor que aporta la salsa de mariscos, sin embargo, esta estaba suave, sin mucho picante, ya que lo hicieron pensando que mi paladar no soportaría la sensación de fuego que produce el picor.

De guarnición, puré rústico de papas fusionado con tomate y pimentón, contribuyendo  enormemente en la estética del montaje. En sabor, percibí notas a una de las preparaciones más tradicionales de nuestro país, un buen charquicán.

La preparación me gustó, no es lo más sabroso que he probado en Don Rodrigo, porque tengo en la retina esos rissotos maravillosos que hace Edson, pero en sí la preparación estaba sabrosa.

Definitivamente trataré de ir más seguido a esta hora a Don Rodrigo, su ambiente y buena calidad en servicio y gastronomía hace que sea un restaurante que entrega experiencias imperdibles para un sibarita.

Ahora en Restonomía puedes encontrar los mejores restaurantes de Antofagasta, Iquique y Calama, sólo debes ingresar a www.restonomia.cl.