web analytics

RestoNews

El delicioso queso del Valle de Limarí

El martes 4 de agosto se realizó en el Park Hotel de Calama un interesante encuentro para publicitar las delicias gastronómicas y cualidades turísticas de la cuarta región, organizado por Limarí Emprende.

Llegué a las seis y media tal como lo indicaba la gentil invitación extendida por el Director (s) de Sernatur Región Coquimbo, Aldo Carpanetti, la gente comenzaba a llegar tímidamente mientras las anfitrionas ofrecían cupones para llenar con el fin de sortear algunos regalos entre los asistentes.

Entré al salón y lo primero que noté fue una gran mesa llena de quesos de cabra junto a vinos del Valle de Limarí. Lamentablemente, aún no había ningún garzón sirviendo, por lo que aguardé a que dieran inicio a la gala.

En instantes entraron en escena los típicos aperitivos, pisco sour, cóctel de mango, piña colada, bebidas y jugos. Probé un pisco sour, pero estaba ansioso por degustar alguna copa de vino de las botellas expuestas.

Luego, Javier Jaque, gerente zonal norte de ASPI Consultores, al ver el entusiasmo de los asistentes por la mesa de quesos, comenzó a explicarnos en qué consistían los productos, entre los cuales había una gran variedad de quesos de cabra condimentados, dulces de papaya y manjar, además de los vinos Ochotierras.

Entonces solicité una copa de carménère,  no soy experto pero me gusta tratar de sentir al máximo los placeres de un buen vino, lo primero que hice fue oler el caldo. Lo que experimenté fue un intenso olor ahumado con notas de chocolate, luego al leer la etiqueta comprobé que un elemento fuerte era el tabaco y maderas como el roble.

Como ya tenía mi copa de vino, comencé a degustar los quesos entre los que habían condimentados con  romero, pimentón y orégano. Lo que más me atrajo fue la textura muy cremosa, suave y delicada.

He probado quesos de cabra que se pasan en sal y acidez, pero este tenía las notas justas. Después de pasearme saboreando los quesos, probé uno que otro bocadillo del cóctel, dentro del cual lo más destacado fueron unos enormes camarones en brocheta bastante sabrosos.

Fueron sorteados dos viajes al valle, lamentablemente la suerte no estuvo de mi lado, pero igual me llevé mi respectivo delantal y gorrito para creerme chef en casa.

Publicado el 06.08.2009