web analytics

RestoNews

El digno trabajo al más puro estilo carretero

Una pila de currículum de universitarios y estudiantes en general estrechan la angosta mesita que sirve de escritorio en uno de los pubs más concurridos por la juventud en Antofagasta, ubicado al sector sur de la ciudad. Esto evidencia la interesante cifra de estudiantes en busca de empleos ligados al ambiente bohemio. “Un carrete sin […]

Una pila de currículum de universitarios y estudiantes en general estrechan la angosta mesita que sirve de escritorio en uno de los pubs más concurridos por la juventud en Antofagasta, ubicado al sector sur de la ciudad. Esto evidencia la interesante cifra de estudiantes en busca de empleos ligados al ambiente bohemio. “Un carrete sin derecho a consumo” lo define uno de ellos.

Es así como el “boom” de universitarios que prestan servicios a pubs y discoteque se convierte en una realidad indesmentible y, sin duda, en el sinónimo del funcionamiento de todo local nocturno. La cifra de estudiantes interesados es cada vez mayor y acorde al crecimiento prolongado de locales emergentes enfocados a crecer, entre otras razones, por una buena atención: “rápida y dinámica”.

De acuerdo a Javier Díaz (25 años) uno de los dueños del pub “Mundano” y la naciente discoteque “Inside” ubicadas en Avenida Ejército y sector El Huáscar, respectivamente, la alta demanda de trabajo nocturno por parte de universitario se debe en gran medida a que “es un ambiente laboral grato e interesante para quien quiere trabajar y pasarlo bien al mismo tiempo, en vez de tener que cumplir con un horario estresante durante el día. Aquí carreteas y ganas plata a la par”, confesó Díaz, que hoy cuenta en estos dos recintos con más de 30 universitarios a su cargo para los fines de semana.

Asimismo, este joven empleador confesó que nunca dejará de trabajar con estudiantes porque lo hacen bien, con “proactividad y dinamismo”, palabras claves para el funcionamiento de todo local nocturno. Un buen presagio es que incluso cada uno de ellos puede aspirar a más, de hecho Javier comenzó como garzón hace nueve años atrás antes de convertirse en propietario por medio de la experiencia y la observación.

Ganancias

La independencia económica y tomar la responsabilidad en los gastos propios cada estudiante, muchos de ellos afuerinos que además pagan arriendo de pensión, son las causas principales del tener que trabajar. Y qué mejor horario que la noche donde no chocan los horarios de clases ni estudios.

Nathaly Pizarro, estudiante de Periodismo de la UCN y garzona de “Mundano”, rescata que trabajar por turnos en la noche “es mucho mejor que cumplir un horario, porque no te exigen contrato, por ende ganas más plata. En dos fines de semana te llevas $80 mil con propinas incluidas, en cambio cumpliendo como part-time es lo que ganas al mes”. De igual forma resaltó el hecho de las relaciones que se dan en este tipo de empleos, “se conoce mucha gente de todo tipo y la relación que se da sirve de mucho a futuro”.

Pero también existen desventajas latentes para un estudiante que además debe cumplir con su trabajo. Esto Ismael Reinuaba, estudiante de ingeniería industrial en minas de la UA, lo sabe muy bien. Lleva 6 meses trabajando en el pub “South Pacific”, al sur de la ciudad y hace 5 años en el rubro. Entre los inconvenientes están las salida de turno, “ya que me arriesgo a que me asalten y también se podría decir que una de las desventajas es atender a clientes ebrios y de mal genio. Además muchas horas de sueños no se compensan del todo porque trabajar de noche es muy cansador”.Pero admite que aquello no se compara con las amistades y el dinero que gana.

Hoy en día, garzones, barman, coperos, cajeros forman parte de las funciones más requeridas y que repletan las carpetas con currículum. Y ¡atentos!, que ya son varios los centros bohemios que incorporan el 10% opcional en las boletas de los clientes, quienes cada vez aprecian más el trabajo de atención juvenil.

Publicado el 22.10.2008