web analytics

RestoNews

Los protagonistas de la Gastronomía

Emilio Cortés, pescador artesanal

Pescar es un arte ancestral en Antofagasta, hace siglos que nuestros ancestros comenzaron con esta actividad para sustentar su alimento, que en el presente es realizada con tesón por consagrados pescadores en la costa de la ciudad y sus alrededores.

Según la historia de Antofagasta, la extracción de especias marinas en sus costas es antiquísima. Los Changos, pueblo precolombino que habitó por primera vez esta tierra, fueron diestros pescadores que ayudados por canoas fabricadas con cuero de lobo marino y arpones hechos a base de huesos lograron saciar sus necesidades primordiales.

Emilio Cortés, pescador de mar adentro es un amante de la actividad que realiza para satisfacer las necesidades de una comunidad que sabe de pescados y mariscos. Con dedicación nos cuenta los detalles del oficio, que actualmente tiene como punto neurálgico la Caleta de Pescadores ubicada en pleno centro de Antofagasta.

¿Desde cuándo realiza este oficio?
“Hace unos veinte años cuando llegué a Antofagasta. Me vine de Ovalle para ayudar a mi papá con la pesca, en ese tiempo el oficio era artesanal y salíamos a pescar a remo. De esa manera aprendí las maniobras necesaria para desempeñarme en este rubro”.

En el presente, ¿Cómo es su trabajo?
“Tengo una lancha, ahí junto a ocho pescadores más nos ocupamos de la extracción de peces. Cuando no se puede extraer en las cercanías de Antofagasta, organizamos viajes de 15 días aproximadamente, entonces nos trasladamos a Taltal, Mejillones o Tocopilla, ahí tenemos la certeza de encontrar abundantes cardúmenes de los más sabrosos pescados de la zona”.

¿Qué importancia tiene la faena en equipo?
“Es primordial para asegurar que obtengamos los productos necesarios que completen nuestro sustento, pero así como hay días en que logramos juntar una cantidad importantes de pescado, existen otros que tras muchas horas de espera, volvemos con las manos vacías”.

¿Cómo se preparan para estar tantos días fuera?
“Yo me preocupo de tener todos los víveres necesarios para alimentarnos en ese período, en mi lancha tengo los utensilios para cocinar diariamente alguna exquisitez que me haga rememorar mi preciado hogar. Por otra parte, se hace imprescindible el agua dulce que es primordial para sobrevivir.”

Arte milenario

Tal como nuestros nómadas ancestros recorrían los mares en busca de comida para su mantenimiento, y salaban el pescado con la intención de mantenerlo para los tiempos duros. Hoy en día, los pequeños pescadores deben manejar con cautela sus ganancias para enfrentar el invierno.

¿Qué productos dejan mejores ganancias?
“Obviamente, lo que mejor se vende es el congrio dorado y la cojinova, ya que por su sabor son muy preciados por el público de la caleta.”

¿Alcanza para mantener a la familia?
“A mi me alcanza, pero hay que ser bien ordenado en las finanzas. Saber guardar cuando se tiene, para que no falte cuando los peces escasean. Con orgullo puedo decir que he sacado a mi familia adelante a pesar de las dificultades, incluso uno puede darse sus gustos para compartir con ellos.”

¿Qué espera para su futuro?
“Seguir con mi arte, es lo que sé y me gusta hacer.”

Publicado el 22.05.2008
etiquetas: