web analytics

RestoNews

Entre los aromas del sésamo y las ostras

En medio de calle Condell, se encuentra una pequeña importadora china, en la cual su atractivo principal son los diversos productos gastronómicos orientales que traen directamente desde este país asiático. Entre inciensos, plásticos y cortinas, es posible ver un sin fin de artículos, desde fideos de arroz hasta un exquisito aceite ahumado de sésamo. El […]

En medio de calle Condell, se encuentra una pequeña importadora china, en la cual su atractivo principal son los diversos productos gastronómicos orientales que traen directamente desde este país asiático. Entre inciensos, plásticos y cortinas, es posible ver un sin fin de artículos, desde fideos de arroz hasta un exquisito aceite ahumado de sésamo.

El aceite de sésamo es usado mayormente por el sudeste de china, sus principales características son el color dorado oscuro y olor tostado. Empleándose principalmente para saborizar sopas, fideos o verduras, en Antofagasta, algunos restaurantes lo utilizan en la elaboración de exquisitas ensaladas.

Otro de los productos estrellas de este local, es la salsa de ostras, mezcla espesa de color café casi negro, que se obtiene mediante la deshidratación de las ostras, a través de un proceso denominado salazón. Esta fuente de sabores marinos fue inventada hace más de doscientos años por Lee Kam Sheung, compañía que la continúa produciendo y distribuyendo a través del mundo.

Katherine Mendoza, una de las amables vendedoras de esta tienda ubicada en Condell, con su acento caribeño, me explica que ninguno de los dueños del local habla español, y comienza a presentarme los demás productos, señalando que “la salsa de tamarindo es lo que más se vende, a la gente le encanta sazonar con este aderezo agridulce”, enfatiza Katherine.

La salsa de tamarindo, proviene del fruto de un árbol tropical que también existe en Latinoamérica, este fruto es una bola café, cuya pulpa dependiendo de su madurez se utiliza de diversas formas en la cocina asiática, como postre, bebida o aperitivo.

Katherine agrega que, “las personas que trabajan en oficina vienen y se llevan varios potes de fideos instantáneos, porque hay de varios sabores, son prácticos, ricos y baratos”. Además están las algas nori, las tortillas de arroz, los hongos secos y el vinagre de arroz como ingredientes para el sushi.

Finalmente, algo que llama la atención son los bambúes picantes y los extraños sabores de los confites, entre los que se pueden encontrar gomitas con sabor a choclo, jaleas de yerbas y galletas con sabor a mariscos.

Publicado el 11.12.2008