web analytics

RestoNews

Los protagonistas de la Gastronomía

Esteban Zlatar

Esteban Zlatar decidió prepararse para enfrentar su vejez. Para ello, comenzó a disminuir el agitado ritmo de trabajo que conlleva la pastelería.

De esta manera, decidió dedicarse sólo a la fabricación de empanadas. Este viernes 16 de mayo abrirá su nuevo local, ubicado en el norte de Antofagasta, cuya especialidad será la preparación del tradicional manjar nacional.

Esteban Zlatar, emprendedor por naturaleza, ha hecho un impresionante recorrido por innumerables rubros hasta llegar a ser reconocido –localmente- por las maravillas que ofrece su elaborada pastelería. Su local, en Donde Stipe, ofrece exquisitas empanadas acreditadas (por sus propios consumidores) como las mejores de Antofagasta.

¿Cómo llegó a dedicarse al rubro gastronómico?
“Viví 14 años en Arica e hice de todo para subsistir allá, pero la situación llegó a ser tan mala que prácticamente me estaba muriendo de hambre. Por esta razón y gracias a la ayuda de mi familia y de la colonia croata, decidí trasladarme a Antofagasta para abrir la pastelería Donde Stipe.”

¿Cuál ha sido la recepción del público durante estos años?
“Al comienzo mis hermanos me dieron una mano trayendo cada uno a 15 clientes. Gracias a la calidad de nuestros productos, los satisfechos comensales volvían con más personas. Así, de boca en boca, ha ido creciendo la afluencia de consumidores hasta hoy. Por ejemplo, en Arica vendía 900 empanadas en tres días para el 18 de septiembre. Aquí el número de ventas es tan grande que es imposible llevar la cuenta. Con decir que hice una cámara de frío especial para conservar el pino.”

¿De que manera armó el recetario de su pastelería?
“Con recetas de familia. Los repollitos y masas de hoja son preparaciones de mis hermanas, además, con el tiempo fui viendo lo que era más conveniente para disponer en los pasteles. Incluso mi hija inventó el pie de plátano, postre que no existe en ningún otro lugar de Antofagasta.”

¿Por qué resolvió dejar la pastelería fina?
“El problema es que esas elaboraciones necesitan de mucho tiempo, además las materias primas tienen mayor costo y mi fuerte son las empanadas. Por otra parte, quiero prepararme para mi vejez con un negocio que me da más facilidades de manejo.”

Delicias para sobrevivir

La vida tiene diversas etapas que, con el pasar del tiempo, hacen que las personas cambien sus objetivos. Revoluciones internas motivadas por las circunstancias, desde buscar un oficio para subsistir, hasta encontrar la fórmula adecuada para disfrutar el presente.

¿Cómo ha sido su experiencia en Antofagasta?
“Me ha cambiado en un mil por ciento la vida. Esta ciudad es para trabajar y ganar plata, pero no ocho horas, sino que unas diez o doce al día. Los que se esfuerzan aquí llegan lejos, claro que sí. Los jóvenes tienen que pensar que después va a llegar el tiempo para descansar, y éste va a ser gracias al propio esfuerzo”.

¿Qué espera para su futuro?
“Yo creo que me voy a quedar con la fabrica de empanadas y las tortas de pedido para cafeterías. De esa manera, lograré darme el tiempo de relajo merecido, con la grata compañía de mi señora”

Publicado el 15.05.2008