web analytics

RestoNews

Los protagonistas de la Gastronomía

Felipe Rodríguez, garzón

Es invierno en Antofagasta, pero al mediodía en la playa la sensación térmica es casi de un día primaveral, los rayos solares llegan con fuerza hasta mi cabeza. De pronto a lo lejos, diviso a Felipe sentado en una banca del Balneario para contarme con entusiasmo el feliz devenir de su nueva vida en nuestra […]

Es invierno en Antofagasta, pero al mediodía en la playa la sensación térmica es casi de un día primaveral, los rayos solares llegan con fuerza hasta mi cabeza. De pronto a lo lejos, diviso a Felipe sentado en una banca del Balneario para contarme con entusiasmo el feliz devenir de su nueva vida en nuestra Perla del Norte.

Felipe Rodríguez, oriundo de Concepción llegó a la ciudad hace dos años, tiempo en el cual se ha desempeñado con gran éxito en el mundo culinario como garzón a tiempo completo.

¿Por qué elegiste este trabajo?
“Mi primer acercamiento fue a través de un hermano, él me llevó a trabajar al Restaurant Bavaria, entonces comencé a aprender los secretos de este arte. No tenía experiencia, por lo tanto lo que más me complicaba era acercarme a los clientes, me ponía un poco nervioso, pero al final lo superé.”

¿Qué es lo esencial de una buena atención?
“Hay que saber interactuar porque uno es la cara visible del restaurante, por lo tanto uno de los puntos más importantes es estar bien presentado. Asimismo, es primordial asegurarse de que tanto los platos como la bebidas estén de acuerdo a lo que pidió el comensal en puntos de cocción o sabor.”

¿Haces algo para instruirte más sobre cocina?
“Bueno, todo lo que no sé lo pregunto. Además a mi también me gusta salir a comer, por lo tanto siempre aprovecho de comer platos nuevos para conocer. Por otra parte, tengo buena relación con mis compañeros y eso me ayuda a salir de las dudas, tengo claro que es importante estar al tanto con totalidad de qué brinda el restaurante para ofrecerlo correctamente.”

¿Cómo es la relación con la cocina?
“Es bien sabido eso de que entre los garzones y las personas que trabajan en la cocina hay conflictos debido al training, a veces un poco estresante por la rapidez que se necesita para entregar un servicio de calidad. Sin embargo, nosotros tratamos de llevarnos con compañerismo, si hay algún problema se resuelve hablando, es importante decir lo que te molesta para que no se vuelva a repetir y que no interrumpa nuestra labor.”

Un feliz comienzo

Hace diez días que Felipe, recibió la llegada de su primera hija y este importante evento ha hecho que él tome con aún más responsabilidad, los beneficios del trabajo que le permiten vivir plenamente junto a su familia.

¿Cómo te han acogido los antofagastinos?
“Muy bien, son personas generosas no tengo ninguna queja. Me costó casi nada encontrar trabajo, hay muchas oportunidades, sólo hay que tener las ganas de esforzarse para aprovecharlas. He salido adelante, y continuaré así para poder estudiar, porque lo más importante para mí en este minuto es darle una buena vida a mi familia”

¿Qué es lo mejor de tu vida actual?
“Siento que afloraron todos mis instintos paternales, me preocupo por atender a mi bebe, estamos en el comienzo y es la etapa en que no se puede dormir mucho de noche (risas). Antes me reía de mis hermanos porque andaban de arriba para abajo con la mamadera, ahora entiendo todo y me estoy acostumbrando súper bien al cambio.”

¿Qué sentiste cuando nació tu hija?
“Fue una mezcla de emoción y miedo, porque me preocupa el futuro, quiero que mi familia tengo todas las oportunidades para ser feliz. Me proyecto para poder retomar mi carrera de prevención de riesgos y creo que este trabajo me va a permitir llegar a mi meta.

Publicado el 24.07.2008
etiquetas: