web analytics

RestoNews

Festival de Sabores: Una Chilena en India

Luego de extenuantes 30 horas de vuelo y varios miles de kilómetros de distancia de Chile, finalmente estaba en India. La capital me recibía con rostro amable y un letrero gigante. Sólo una palabra para comenzar a palpar la tierra de Gandhi -Namaste-.

La impresión al salir del aeropuerto fue mayúscula, todo era tan distinto a lo conocido; hombres con turbantes, barbas largas, ojos profundos y penetrantes; mujeres cubiertas en largas telas de vistosos colores, niños con ojos delineados o extrañamente rapados.

Todo lo anterior combinado con un olor característico y potente que se colaba por la nariz,  dando el primer atisbo de la comida india. Y es que en Delhi como en el resto del mundo, la riqueza cultural también se manifiesta en la comida.

Físicamente estaba tan lejos de mi tierra, que hubo momentos en los que no creía estar ahí  y de manera irrisoria necesitaba un pellizco para saber si soñaba o era realidad.

Comencé a descubrir los sabores de la ciudad guiándome sólo por el instinto, desde lo que podría ser un buen plato a algo que definitivamente me haría llorar por su picor. Luego de varios intentos fallidos, llegué a extrañar un buen plato chileno.

Bastó sólo una semana  para reencontrarme con Chile. La visita de nuestra Presidenta al país asiático le dio un respiro a mis ansias, ya que fui invitada al almuerzo ofrecido para la colonia chilena residente en India.

Con una sonrisa en el rostro y vestida para la ocasión me presenté en el Hotel Taj Mahal. La entrada del salón estaba decorada por completo, colores y música de mi Chile querido.

Llegué a emocionarme escuchando las historias de los chilenos residentes, era el entusiasmo de acercarse a las raíces mezclado con la nostalgia de la lejanía geográfica.

La Presidenta Michelle Bachelet hizo su entrada al salón, su presencia estuvo rodeada de aplausos y la sensación de alegría hizo eco en muchos compatriotas.

Sentados en nuestras respectivas mesas nos encontramos con una agradable sorpresa, cada comensal tenía a su disposición una artesanía de greda, Pomaire estaba presente.

El almuerzo presidencial fue titulado “Festival de Sabores”,  una presentación de la gastronomía e industria vitivinícola nacional que encarna Chile.

De Costa a Costa, Recuerdos-Sabores, Conexión Fraterna, Gente del Sur y Dulce Abrazo, fueron los nombres otorgados a las deliciosas preparaciones; ceviche de ostión, congrio con aceitunas de azapa, pernil de cerdo, charquicán y arroz con leche. Acompañados con Sauvignon Blanc, Pinot Noir, Carménère, Cabernet Sauvignon y  Late Harvest.

Concluido el almuerzo,  la Presidenta se acercó a las mesas y compartió experiencias con los invitados, fotos informales y risas cómplices fueron el tono de su grata presencia.

La primera semana mezclada entre Chile e India, me hizo entender que la distancia no es tal, a no ser que uno la disponga. De esa forma, me sentí preparada para vivir al máximo la experiencia y deleitarme con lo que ofrece éste maravilloso país.

Hasta el próximo jueves -¡ Aún queda mucho por recorrer en India!-