web analytics

RestoNews

Análisis Gastronómico

Fetuccini nero con chorillana de mariscos al jerez

Esta semana fui a Océano, un nuevo concepto gastronómico en Antofagasta.

Periodista Gastronómica

Me interesó buscar la renovación de los pasajes de la gastronomía antofagastina, para eso visité un restaurante nuevo -recién tienen un par de meses con sus puertas abiertas-. Océano restaurante entró al mercado con una propuesta llena de mar, acompañada de cocina de autor.

Cuando llegué a la esquina de Angamos con Avelino Contardo, me llamó la atención una imponente puerta colorada entre las rejas del restaurante Océano. Entré y lo primero que vi fue una pizarra con las ofertas gastronómicas del día.

En la entrada Pancho Correa, dueño del lugar, me dice que recién había terminado de actualizar las pizarras y me invita a que pase. Como soy curiosa, no aguanté las ansias de ver algo más de la decoración. Caminé por el primer piso y llegué a una hermosa barra, que cuando tenga unas bancas será perfecta para ir a un after office.

La sugerencia que Pancho hizo para mi degustación fueron unos “Fetuccini Nero con Chorillana de Mariscos al Jerez” ($7.200). La preparación consiste en pasta al huevo en tinta de calamar, bañada de una salsa atomatada compuesta por mix de mariscos reducido al jerez.

Aguardé con un cítrico pisco sour en mis manos, esperanzada del banquete que me daría en Océano.

Cuando llegó el plato, me llamó la atención lo grande que era, en sí una vajilla digna de renombrar, donde sus dimensiones favorecían cualquier presentación. Por otra parte, sobresalía un aroma intenso a mar, dándole el favor al nombre del restaurante.

 Para comenzar, tres tenazas de jaibas, que parecían un aperitivo del montaje, fortalecían completamente las características de la preparación, luego de untar el cubierto entre la pasta combinada con la salsa, consideré que estaba exquisito.

Una pasta al dente, de un negro intenso, tan contrastante, que estoy  segura llamaría la atención de cualquier comensal. Y el baño de una salsa roja furiosa donde se vislumbraban trozos de locos, colitas de camarones y ostiones.

En realidad el plato era inmenso, no pude comerlo entero, pero pudimos degustarlo entre varias personas, donde todos quedamos de acuerdo que es un plato de buena calidad gastronómica, novedoso en fusión y muy llamativo en montaje.

Me encantan las nuevas propuestas, soy una fiel creyente que mientras más locales existan mejor será la calidad gastronómica. Según observé Océano, lo encontré un lugar bastante chic, donde se pueden potenciar sus lounge, una maravillosa terraza y la comodidad de un lugar de buen gusto.

Publicado el 11.06.2009