web analytics

RestoNews

Análisis Gastronómico

Filete Sain Jack: Mágica de la fusión

El punto tres cuartos del corte hacía mantener los jugos de la carne, que al cortarla se combinaba con los camarones y ostiones muy bien sazonados, sorprendente mixtura de sabores..

Periodista Gastronómica

En esta ocasión fui al Picadillo -uno de los restaurantes más tradicionales de Antofagasta- donde su estilo y gran cordialidad en la atención, es capaz de encantar al comensal más exigente. En las dependencias del local se respira un aire joven y distendido, muy agradable por lo demás.

La vista al mar juega un papel fundamental en el goce que implica servirse un plato en dicho recinto, le entrega condimentos turísticos a mi visita. Una delicia cenar con la costa como telón de fondo.

Cristian Herrera, el Chef de Picadillo, me presenta un montaje sobrio pero claro en concepto, es posible ver la frescura del plato. Filete Sain Jack es un corte de 300 gramos, relleno de camarones y ostiones, sobre una cremosa salsa de camarones acompañado de arroz tricolor.

La carne estaba muy bien sellada, una costra asada cubría la magia del interior. El punto tres cuartos del corte hacía mantener los jugos de la carne, que al cortarla se combinaba con los camarones y ostiones muy bien sazonados, sorprendente mixtura de sabores. Impecable.

Los camarones –tanto en el interior de la carne como en la salsa- estaban en su punto. Esto lo pude notar en el porte, y que al morderlos se sentía como crujía la capa exterior de estos. Sencillamente exquisito. La salsa se caracterizó por la textura de los camarones, que salteados con vino blanco y ligados con una suave y cremosa salsa bechamel (que tenía un toque de cognac), lograba ser un excelente complemento con la carne, dando la humectación exacta para un buen bocado.

El colorido del arroz entregaba alegría al plato, con el sutil picor del cebollín, la frescura del tomate y la cremosidad de la palta -hicieron que el arroz- junto a la textura que agrega el sésamo, fuera un buen complemento con el resto de los ingredientes. Este acompañamiento agregó liviandad a la preparación, para comer tranquilamente un corte de este gramaje. La magnífica fusión de este plato hizo que quedara enamorada de él, quiero comerlo de nuevo. ¡Felicitaciones al Chef!
Maridaje recomendado: Según Romina Salazar, Sommelier, el mejor maridaje para este plato es un Veramonte Primus 2003 del Valle de Casablanca. Vino de taninos amables y elegantes, de gran frutosidad y una madera muy integrada, intenso y vivo. Con un mayor porcentaje de Merlot brindando frescura; el Cabernet Sauvignon aporta cuerpo y musculatura; finalmente el Carmenere, que nos brinda sutileza y elegancia.

Publicado el 24.04.2008