web analytics

RestoNews

Análisis Gastronómico

Fondue de Carne

La gracia de este plato es que se puede ir cocinando los ingredientes a medida que la noche va pasando y la conversación va avanzando, la luz de la llama no se cansa en toda su estadía por lo que es invitadora a largas charlas.

Periodista Gastronómica

Esta semana visité Don Karl´s, el único restaurante de comida alemana en la zona norte de Chile, lo que entrega un prestigio distinguible en Antofagasta.

Marcela Novoa, chef del tradicional restaurante Don Karl´s, me espera con su simpatía característica y un montaje para hablar, el Fondue de Carne, que consiste en una tabla giratoria que alrededor contiene pocillos con tres tipos de carnes, más una amplia gama de salsas y verduras, listas para ser cocinados a gusto del comensal.

A simple vista es una imponente cena, donde si usted quiere impresionar a algún invitado, con ella lo logrará. Es apta para compartir, ya que su novedad es poder cenar cocinando su propio comestible según su gusto -el punto de la carne dependerá de usted-, otro beneficio es que puede solicitarla para las personas que requiera.

Lo entretenido de comer un plato de estas características es que es dinámico, con una rotación de la madera para facilitar la búsqueda de los ingredientes, de los que se destacan camarones ecuatorianos, filete de res, cerdo, pollo, brócoli, champiñones y papas torneadas.

Me encanta el chirrido de las salteos de la cocción dentro del fondue, donde comienzan a expandirse los aromas que se van realizando en el minuto -muy entretenido-.

Otra gracia de este plato es que se puede ir cocinando los ingredientes a medida que la noche va pasando y la conversación va avanzando, la luz de la llama no se cansa en toda su estadía por lo que es invitadora a largas charlas.

La vasta gama de salsas para untar las carnes y las verduras hacen que esta preparación tenga un toque distintivo, donde las mixturas y sabores le dan originalidad al plato. Salsas picantes, agridulces, cremosas, en total son seis salsas que se distinguen por sus colores, suavidad y prestancia.

Este plato debe ser maridado junto a un buen vino de cepa tinto, ya que, según Don Karl, el dueño del lugar, comer esta delicia sin un vino es imperdonable. Don Karl´s tiene una amplia carta de vinos donde podrá escoger su preferencia.

La magia de este plato es su elegancia en la presentación, con un bello fondue y sus respectivos pinchos para cocinar su comida. Lo invito a que vaya a ser su propio chef en un restaurante que se caracteriza por su tradicional servicio y su atención personalizada que entrega el propio dueño, Don Karl, quien le podrá dar más reseñas para que su plato quede espectacular.

Publicado el 29.01.2009