web analytics

RestoNews

Análisis Gastronómico

Govinda y su exquisito menú diario

A diferencia de los otros análisis, esta vez les presentaré un menú completo de Govinda, tomando en cuenta que este local sólo ofrece a público este tipo de servicio diario.

Periodista Gastronómica

Esta semana fui a un restaurante que por esencia es especial, Govinda es el único rincón donde se puede disfrutar de exquisiteces completamente vegetarianas en nuestra ciudad. Con una propuesta llena de significancias religiosas influenciadas por el Hare Krishna, donde su ambientación con imponentes y coloridos vitrales, complementado de millones de detalles hacen que la estadía sea un momento de paz y armonía.

A diferencia de los otros análisis, esta vez les presentaré un menú completo de Govinda, tomando en cuenta que este local sólo ofrece a público este tipo de servicio diario. El chef Nitytrpta me presentó de entrada un Cebiche de carne de soya, de fondo Lomo salteado con arroz árabe y postre Gulab Jamun.

El ceviche de carne de soya logra los sabores de un refrescante y reponedor ceviche, con sus llamativas tonalidades verdes, donde frescas hojas de lechuga son la base de un preocupado montaje logra persuadir al comensal. La carne de soya tiene una textura característica de la preparación que estamos acostumbrados a degustar.

Por otra parte, la cebolla es reemplazada por lo crujiente del apio y el pimentón, sus toques de pimienta negra que le dan la sensación de sano picor, haciendo de este ceviche un plato digno de ser probado.

Con el plato fondo que alude a los especiales sabores peruanos, llega un guisado de carne de gluten –que a simple vista es como una hamburguesa- logra difuminar el verdadero sabor de la carne con los toques de un buen guisado, donde lo atomatado junto a arvejitas y unas sabrosas papas fritas, hacen de esta preparación algo sublime en esta época del año, por otra parte, la complementación de un especial arroz árabe, donde el maní, con pasas y cabellos de ángel tostados es exquisito y le da la nota de sofisticación al plato.

El postre fue delicado y templador de papilas. Es un postre, según el Chef, de raíces hinduistas, son pequeñas bolitas de nombre Gulab Jamun. A base de leche en polvo reposadas en almíbar especiado con delicados toques de cardamomo, canela y jengibre. Con el especial toque, que queda impregnado en la bolita, del clavo de olor.

Me encantó, la verdad es que el menú es equilibrado y muy sabroso. Debo reconocer que tengo un cariño especial por la carne, pero el sabor que logran con la carne soya y el gluten es buenísimo. Y con un menú a ese costo ($2.500) vale la pena comenzara a cuidar un poco nuestra salud a través de comida sana.

Publicado el 10.07.2008