web analytics

RestoNews

Los protagonistas de la Gastronomía

Hugo Araya Navarro, expositor de muestra “Orfebre 2”

No cualquiera posee la capacidad de revivir las antiguas civilizaciones precolombinas y las que aún sobreviven a través del arte. Al menos para Hugo Araya, orfebre y ceramista, no existen barreras que asedien su pasión por el trabajo rupestre, una manifestación artística plasmada en sus artesanías para transmitir las culturas precolombinas a todos los visitantes […]

No cualquiera posee la capacidad de revivir las antiguas civilizaciones precolombinas y las que aún sobreviven a través del arte. Al menos para Hugo Araya, orfebre y ceramista, no existen barreras que asedien su pasión por el trabajo rupestre, una manifestación artística plasmada en sus artesanías para transmitir las culturas precolombinas a todos los visitantes de su árida tierra, San Pedro de Atacama.

La exitosa muestra “Orfebres 2” realizada en el legendario “Café del Sol” de la ciudad los días 28, 29 y 30 de noviembre, retrató las asperezas y dedicación de estas técnicas orfebres, protagonizadas por este hombre junto a su compañero Ricardo Torres, quienes lograron encender la cultura precolombina en este pub, que por su naturaleza está dedicado a la entretención.

Con la piel desgastada por la costra dura de la vida en el desierto más árido del mundo pero con un alma inquieta por el conocimiento de las etnias, Hugo despierta el interés de cientos de turistas por este arte. Esta fue la primera vez que en Antofagasta expuso sus obras, donde los visitantes pudieron adquirir las piezas talladas en bronce, cobre, plata y alpaca.

¿Cuál es el objetivo de esta primera muestra que realizas en Antofagasta?
El objetivo era mostrar el trabajo que realizo y, de alguna manera, incentivar a las personas a conocer las diferentes culturas precolombinas por medio del arte. La idea es que en el futuro sigamos desarrollando este tipo de actividades e incentivando la cultura. Al menos esta primera vez nos fue bien, pudimos exponer y vender nuestros trabajos.

¿Cuál es la relación que tienes con las diversas culturas precolombinas?
Para empezar, tengo raíces precolombinas, por parte de mi abuela poseo raíces aymara. Ella nació en la pampa, en “la Victoria” y bueno yo nací en Chuquicamata, pero desde entonces hemos adquirido raíces andinas. Además mis viajes por Sudamérica y Europa han servido para inspirarme.

¿En qué se caracteriza tu artesanía?
Trabajo el arte rupestre. Cuando, antiguamente las civilizaciones andaban en caravana en las quebradas plasmaban sus vivencias como un diario de vida, son relatos trazados. Estos los hicieron casi en todo Chile y es lo que represento en mis obras.

¿Cómo trabajas los materiales?
Compro la plata en bruto, después la proceso, la fundo, la lamino y saco, por ejemplo, la chapa, los alambre con herramientas especializada para orfebrería. Un trabajo que demora su tiempo, pero dependiendo del material que se trabaje porque todos poseen herramientas y tratamiento diferentes. Por ejemplo, 100 gramos de plata se pueden fundir en un solo soplete de oxigeno en 3 minutos.

UN VIAJE POR EL MUNDO

Este hombre de raíces aymara por parte de su abuela, nació en Chuquicamata, pero hace más de 15 años dedica su talento artesanal en San Pedro de Atacama. Hoy, expone sus reliquias en una de las tiendas de la zona, denominada “Andes”. Su gran legado de conocimiento han sido los viajes por Sudamérica y Europa, experiencia que desarrolla hace más de 20 años. De hecho, se casó con una francesa con la que tiene un pequeño hijo.

¿En esta exposición trabajas sólo con culturas chilenas?
Igual hago cosa de otros lugares. En realidad todo tiene que ver con la parte andina, hago un trabajo de orfebrería contemporánea con influencia andina. Son culturas macizas donde no hay fronteras ni países, sino una gran familia. Los aymaras, por ejemplo, se encuentran en Argentina, Perú, la Cordillera antes de que se iniciaran las naciones. Lo mismo con la cultura Lican Antai, de lengua kunza, los coyas, etc.

¿Cuál es la diferencia entre la orfebrería del pasado y la que tú elaboras?
Es que antiguamente las civilizaciones tenían todo el tiempo del mundo para sus actividades, por eso pareciera que había más perfección en los detalles, porque empleaban más tiempo y dedicación. Hoy, gracias a la tecnología, si alguien me pide que le realice un trabajo Inca, me demoro cinco horas, en cambio antes era un trabajo de cinco días. Hoy la oxidana con una broca se hace mucho más rápido. .

¿Cuál es tu especialidad?
He estudiado las técnicas antiguas y las mantengo como coser, entre otros. Pero mi fuerte en cuanto a gustos es la cerámica. Trabajo la brea –residuo de material orgánico- cociéndola con estierco de animal, es decir, guano petrificado de vaca, porque le da otra temperatura y sirve para conservar la técnica. La cerámica la trabajo a mano y también hago entorno.

¿Aprendiste mucho en tus viajes por el mundo?
Sí, me considero autodidacta, he viajado mucho por Sudamérica y Europa. Lo bueno es que cuando conoces bastante puedes mezclar. Tengo una visión más amplia. He recorrido países como Argentina, Paraguay, Brasil, Ecuador, Bolivia. Esa es mi pasión, me gusta crear. No hay nada más gratificante que crear y transmitir. Mi vida es la artesanía.

Publicado el 03.12.2008