web analytics

RestoNews

Análisis Gastronómico

Inaugurando Nueva Carta

Fui invitada a participar del festejo en que se presentaría la nueva carta del Blú Restaurant & Gallery, por lo que me ilusioné al pensar en los deliciosos platos que podría degustar esa noche.

Periodista Gastronómica

Llegó el miércoles, ansiosa por ver las novedades llegué hasta el Blú en donde me esperaba Nevenka Zlatar con esa frescura y simpatía que la carcteriza. Entonces conocí de qué se trataría la degustación, el menú contenía como entrada tres tipos de ensaladas junto al fondo compuesto por cuatro tipos de preparaciones entre carnes y pescados.

Para esperar decidí beber un vino Doña Dominga de la Viña Casa Silva, que gracias a su delicado bouquet me serviría también para maridar la comida. Su sabor es achocolatado con dejos de vainilla, muy fino, perfecto para los montajes que vendrían.

De pronto llegó la entrada, ensaladas Mediterránea ($5.100); Blú (5.100); y César ($4.500).

La Mediterránea definida por una selección de lechugas hidropónicas, fondo de alcachofas, tomate, aceitunas sevillanas, alcaparras, queso de cabra al orégano con dressing de yogurt y nueces acarameladas. Luego, la Blú a base de lechugas mezcladas con palmitos, palta, fondos de alcachofas, apio, zanahoria, aceitunas negras y aderezo de yogurt con ciboulette.

Finalmente, la César también con lechuga, pero junto a pollo crispy con gajos de naranja, crutones, queso parmesano y aderezo césar.

La ensalada Blú estaba exquisita con una notable combinación de sabores, especial para una mujer que prefiera conservar la línea. Como mixtura pueden notarse las finas notas de agridulce tanto en la Mediterránea como en la César, ya que los dressing tenían productos bien escogidos para la combinación.

En cuanto al fondo, la degustación contenía Corvina Blú ($9.200); Salmón Puerto Montt ($8.200); Lomo Veracruz ($9.500); y Filete Mediterráneo ($9.500).

Como ya había probado la corvina anteriormente, la encontré buena, con ese toque de picor que le dan los camarones al pil pil, delicado y sabroso (si quieren, pueden hacer click al final en Ver Análisis Gastronómicos Anteriores, ahí lo encontrarán).

El salmón estaba a punto, pero me salieron un par espinas, sin embargo, el delicado sabor del pescado, acompañado de un guisado de locos  junto a los mejillones al merkén, me hicieron perdonar la falta rapidamente.

Enseguida me fui al lomo vetado cubierto con un salteado de pimientos, cebolla y jalapeño. Salsa mexicana, que debo decir estaba extremadamente picante, sin dejar de lado lo blando y apunto de la carne.

Mi favorito fue el Filete Mediterráneo, corte de res relleno con mousse de pimientos asados. La suavidad de esa espuma en compañía del perfecto sellado, lo coronan como el mejor gracias a su innovación y delicadez.

La vista privilegiada del Blú, lo hace un lugar de visita segura para cualquier comensal que está de paso por la ciudad. Además, la buena onda de los trabajadores lo harán sentir como en casa.

Lamentablemente, este restaurante ya no se llena como antaño. Pero ese punto puede ser apreciado por quienes buscan un lugar tranquilo y una cava de vinos interesante para compartir.

El constante intento de innovar por parte de Nevenka, lo hacen un espacio imperdible para apreciar en la plataforma publicitaria de www.restonomia.cl. Ya que todas las semanas hay invitaciones especiales para los comensales, en desfiles de moda, exhibiciones de arte, promociones de postres y cosas por el estilo.

Según comentó Nevenka, el próximo miércoles se viene la degustación de pastas así que estén pendientes de la información ya que es un atractivo panorama.