web analytics

RestoNews

Los protagonistas de la Gastronomía

Javier Gárate, dueño de la Cafetería del Parque

Partió administrando la chocolatería que le pertenecía a su madre, pero en poco tiempo logró emprender su negocio adquiriendo la concurrida Cafetería del Parque y ligando con destreza las oportunidades de expansión que aparecen

Estudió derecho, pero decidió quedarse en el rubro del servicio ofreciendo chocolates y confites finos dentro del supermercado Korlaet del Parque. No contento con eso descubrió que podría dirigir la cafetería del mismo lugar, arduo trabajo que combina con sus nuevos estudios en ingeniería comercial.

¿Cómo surge la idea de abrir una chocolatería fina?
Hace cuatro años mi madre abrió la chocolatería dentro del supermercado Korlaet del Parque, ella reunió una importante cantidad de productos traídos del centro de Chile, chocolates, galletas, mazapanes y otros confites. Pero resolvió dejar el negocio debido a que no le acomodaba el horario de atención que requiere, entonces decidí hacerme cargo yo”.

¿Qué tal la recepción del público?
“La chocolatería tiene clientes frecuentes, pero lo esencial es la ubicación del lugar ya que, al estar cerca de la entrada del supermercado, las personas aprecian la vitrina y les atrae visualmente las cosas ricas que se venden, además son de excelente calidad.
Cuando asumí la administración me tentaba mucho con los dulces, trataba de no comer nada, pero al final siempre caía en el placer de disfrutar éstas maravillosas creaciones (risas)”.

¿Qué surgió luego?
“Se dio la oportunidad de diversificar mi microempresa y logré posicionarme en la cafetería que esta al interior del supermercado. Desde el colegio que cultivo el gusto por este servicio, con un amigo visitábamos sagradamente una cafetería del sector para degustar esta delicada bebida.
Por lo tanto puse toda la pasión es esta tarea, al escoger entre las mejores clases de granos al refinado Musetti Rossa para compartirlo con la clientela, somos pocos los interesados en realizar una buena inversión ofreciendo este tipo de productos.”

Dulces, café y una cuota de tabaco

Hay quienes dicen que la satisfacción de disfrutar en el paladar la consistencia del sabor de un buen café, es imposible de completar sin la compañía del tabaco y otros por su parte agradecen instalarse a compartir en un lugar libre de humo. Javier conoce claramente las preferencias del público, y de acuerdo a eso ha modificado el servicio para consentir a cada cliente.

¿Cuál es la clave del éxito?
“Otorgar un buen servicio, hay un mínimo de 80 personas que son clientes frecuentes del Café, algunos son tan permanentes que tienen como hábito venir aquí para pasar cómodamente un rato agradable con garzones que ya saben exactamente qué acostumbran consumir.
Asimismo, algo que ha sido fundamental es identificar circunstancias del mercado que te llevan a expandir la actividad. Por ejemplo, en pocos días inauguramos el sector para fumadores de la cafetería que está ubicado al exterior del supermercado, a esto se suman las ventajas del sector que cuenta con estacionamiento.”

¿Qué secretos culinarios tiene la cafetería?
“El cariño con que se prepara la pastelería y los postres. Son totalmente caseros, al comienzo los preparaba mi mamá, luego mi señora también se interesó en ayudar a cocinarlos. Los que tenemos hoy tienen toda la frescura de una preparación hecha en casa, mi señora se encargó de montarlos anoche.”

¿Cómo se complementa con la Chocolatería?
“Los visitantes pueden disfrutar de ambos servicios. El ambiente es confortable y cálido, sin duda perfecto para refugiarse del frío en estos días de invierno, que más exquisito que disfrutar de los matices del chocolate junto a un café bien preparado. Estamos dispuestos a recibir a quienes quieran venir a tomar desayuno, compartir una agradable conversación en la tarde, o simplemente acompañar la lectura del diario con su café favorito.”

Publicado el 03.07.2008