web analytics

RestoNews

Los protagonistas de la Gastronomía

Karls Heckle, dueño de Don Karl’s Restaurant

Es el pionero del negocio gastronómico con calidad gourmet en Antofagasta, sin embargo, pocos conocen los detalles de cómo este extranjero radicado en nuestra ciudad, logró convertirse –en base a esfuerzo y constancia- en socio de tres de los más importantes restaurantes de la zona.

Quienes aún no han visitado Don Karl’s, Picadillo o Divinus; se pierden los exquisitos manjares que ofrecen estos destacados locales de arte culinario.

De origen alemán, el encantador Karls Heckle vivió ocho años en Santiago al llegar a Chile desde Europa. Por años se desempeñó como fisioterapeuta, disciplina que es su profesión.

Su vida cambió cuando se dejó llevar por su gran pasión: la gastronomía. Don Karls posee un especial talento para realizar preparaciones de la cocina alemana tradicional. Lo anterior, motivó al empresario a materializar el sueño de montar su propio restaurante.

¿Y por qué escogió nuestra ciudad, descartando otras posibilidades?
En ese momento investigué las opciones que me ofrecía el norte de Chile, y supe que Antofagasta tenía un promisorio futuro económico, con un mercado ideal, considerando la gran cantidad de visitantes que arrastra la industria minera.

¿Cuándo inauguró su primer restaurante en nuestra ciudad y cómo fue la experiencia?
Fue en 1993, ese año instalé Don Karl’s, que es el fiel reflejo de las tradiciones germanas. De esta manera, junto a la favorable condición de un rubro casi inexplorado, logré posicionar con éxito mi negocio. Esto me permitió incursionar aún más en la actividad comercial, logrando establecer el Restaurante Picadillo, para continuar con la creación del Resto-bar Divinus.

¿Qué es lo más difícil de concretar un proyecto gastronómico?
Lo más difícil que me ha tocado enfrentar en Antofagasta es conseguir personal calificado. Ya que los funcionarios locales son muy distintos a los alemanes, en cuanto a la puntualidad, responsabilidad y confianza. Es por esta razón, que me encargo personalmente de alistar a los empleados —porque si uno se despreocupa— el negocio no avanza

¿Qué piensa de la cultura culinaria de los antofagastinos?
Creo que a los chilenos en general les falta incrementar su cultura gastronómica. Las personas son muy tradicionalistas al momento de escoger un platillo de la carta, no se atreven a experimentar con nuevos sabores.
Imagínate que hay comensales que a pesar de las variadas opciones que ofrece el mercado, no salen del clásico lomo a lo pobre. Esto es francamente preocupante.

¿Qué es para usted lo más urgente de solucionar en Antofagasta, en cuanto al desarrollo del turismo?
Sin duda alguna, la limpieza de la ciudad es un tema alarmante. Por ejemplo, las playas y calles son un desastre. Lo complicado de la situación radica en la necesidad de un cambio de mentalidad del antofagastino, y eso no se logra de un día para otro. En cuanto a mi rubro, hace falta una entidad que evalúe la calidad de los restaurantes. Esta medida fomentaría la competitividad entre los diferentes establecimientos, traduciéndose en una mejora considerable del servicio.

Finalmente, ¿Qué expectativas tiene para el futuro?
Seguir adelante con mi negocio, porque soy feliz trabajando en la gastronomía. Vivo para esto. Me gustaría extender mi empresa, siempre y cuando encuentre el personal calificado necesario.

Publicado el 03.04.2008