web analytics

RestoNews

Krishna También Ama el Rock

La concurrida asistencia se convirtió en una energética masa humana, que disfrutaba votando las malas vibras gritando.

Haciendo un resumen de lo vivido en la celebración de la navidad Krishna, sólo algo puedo decir -Todos amamos el rock-. Sí, porque la energía del lugar hizo que cada uno de los asistentes vibrara con Los Gustavos, que fue el punto máximo de la noche.

-¿Qué tiene que ver el rock con la navidad Krishna?- se preguntarán, resulta que todos los años en Antonio Poupin #1164, donde se encuentra el Restaurante Govinda realizan el “Festival de la Luna Dorada”, actividad que reúne a diversos artistas antofagastinos con el único fin de celebrarle el cumpleaños a Krishna.

Esta vez, todo comenzó con una reposada charla que terminó en un desenfrenado baile a ritmo de tambores y bongoes, en que la concurrida asistencia se convirtió en una energética masa humana, que disfrutaba votando las malas vibras gritando -¡Hare Krishna Hare Krishna Krishna Krishna Hare Hare Hare Rama Hare Rama Rama Rama Hare Hare!-.

Descargadas ya, las más de 100 almas que se encontraban en el templo de esta antigua casona, se dio paso a la degustación vegetariana que incluía deliciosos jugos de naranja plátano, uva y anís, junto con dulces de durazno y empanadas de soya.

Luego de cargar las energías con una gran dosis de miel y música electrónica en vivo con el Dj Ian Paul, mi amiga Cristina, quien amablemente me había guardado un lugar, me invitó a disfrutar de Los Gustavos en primera fila. Esta banda es una de las apuestas rockeras más cotizadas en la ciudad y que como recordarán estuvo presente en el Antofagasta Rock.

En la ocasión, hicieron un largo paso por covers que fueron desde Stone Temple Pilots, Alice In Chains, hasta Camilo Sesto y los Ángeles Negros. Buen sonido como siempre, algo destemplado por la estructura del lugar, pero acorde con el ánimo del público que estimuló sus sentidos y pidió más de una vez que volvieran con otra memorable canción.

Simultáneamente, se realizaban en el templo funciones para los niños con malabarismo y trucos a cargo del mago Robert. El show musical terminó con la presentación de Ombanda, grupo de rock alternativo que inmortaliza las enseñanzas de la filosofía Vaishnava en sus letras.

Claramente esta fue una jornada relajante, agotadora sí, pero muy desestresante. Por lo que les recomiendo, que el próximo año asistan, es un evento digno de vivir para salir de la rutina diaria.

Publicado el 11.03.2009
etiquetas: