web analytics

RestoNews

Dedicado a mamá

Viendo más allá del exceso que produce el consumismo, esta celebración permite reflexionar sobre el sentido de la maternidad, sobre todo hoy en día cuando la tasa de natalidad ha disminuido en nuestro país.

Durante el Siglo XVII en Inglaterra  comenzó a celebrarse el día de Servir, que más adelante pasó a llamarse “Día de Servir a la Madre”, donde se honraba a todas las progenitoras del país. Esto significó que a los criados se les cedía un día libre para que fueran a visitarlas. Desde ahí en adelante, el segundo domingo de mayo es esperado con ansias  por cientos de madres, ya que en esta misma fecha se les conmemora en más de 40 países.

Aparte de las variadas ofertas que aparecen en esta fecha, más allá del exceso que produce el consumismo, esta es una celebración que permite reflexionar sobre el sentido de la maternidad,  sobre todo hoy en día cuando la tasa de natalidad ha disminuido en nuestro país.

Como dice la frase célebre “madre hay una sola” , porque es ella quien mantiene el hogar como tal, un lugar lleno de amor, delicadeza, ternura y cuidado.

Es a ella donde primero acudimos cuando tenemos algún problema,  es la única que sin preguntarnos sabe lo que nos pasa, y aunque nos enojemos podemos contar con ella, y por más errores que cometamos a lo largo de nuestras vidas, siempre nos volverá a recibir.

Por eso se merecen más que una flor, un perfume o un regalo. Se merecen que cada día le demostremos cuanto la queremos y lo importante que son en nuestra  vida, por eso una buena idea es cocinar uno mismo para regalonearla ya que cocinar también es un acto de amor.

-¡Felicidades a todas las madres!-. Aquí les dejo una receta fácil de hacer para hijos inexpertos.

Ñoquis de Polenta con Salsa Cuatro Quesos y Albahaca

Ingredientes

1/2 L de Leche

30 grs de Manteca

1/2 cucharada Pimienta Blanca

Nuez Moscada

75 grs de Polenta

1 Yema de Huevo

1 Huevo

60 grs de queso parmesano rallado

30 grs de Manteca Líquida (clarificada)

Preparación

Cocinamos la polenta tal como lo indica el paquete, una vez que esta cocinada la extendemos sobre una placa de horno untada con un poco de aceite de oliva.

Hay que tratar de cuando estiremos la polenta nos quede con 2cm de espesor, cuando tengamos la polenta lista le espolvoreamos el queso parmesano rallado y lo dejamos enfriar.

Untamos una fuente con la manteca clarificada y colocamos sobre esta, círculos de polenta con queso, rociamos con el resto de la manteca y cocinamos al horno 220ºC hasta que la superficie este dorada.

Cuando estén doradas pasamos los ñoquis de polenta a una fuente y sobre esta colocamos una salsa de 4 quesos con albahaca, servimos bien caliente.

(Fuente Receta: Javier Carnero,  www.cocinayciencia.com)

Publicado el 07.05.2009