web analytics

RestoNews

Análisis Gastronómico

Mero con crocante de miga y ajo

El plato es perfecto para comerlo en la noche, es liviano y muy sabroso. Por otra parte, a pesar de que la preparación tiene ajo, no es un sabor que predomine en el plato, sólo es un buen complemento.

Periodista Gastronómica

Esta semana fui a un restaurante ambientado en nuestra región, donde las tonalidades cafés hacen explícita la tendencia del rescate de las culturas altiplánicas. San Pedro logra ambientar al visitante en un espacio sacado casi intacto de las callecitas de San Pedro de Atacama.

En esta visita pasé el pasillo, para llegar al imponente fogón, sentándome en unas bellas mesas rústicas -que son grandes troncos partidos en dos- donde llegó Camilo Mora, el nuevo Chef del restaurante, quien me ofrece a degustar “Mero con crocante de pan y ajo” ($9.000).

El plato consiste en filetes de mero cubiertos de crocante de miga de pan ligado con aceite al ajo, su tipo de cocción es al horno, y en la presentación se puede ver las piezas montadas sobre salsa de camarones.

Este pescado se caracteriza por su brillante color blanco. Por otra parte, el grosor del filete es mucho más generoso, lo que permite percibir la textura de la pieza. A mi gusto, es un pescado que en aroma es bastante más agresivo que en sabor, o sea cuando llega a la mesa invade con su olor, pero al momento de degustarlo se convierte en un pescado suave, fibroso y con una firme textura. La costra de miga de pan con ajo saboriza los filetes, potenciando la pieza de mero.

La salsa de camarones consiste en una reducción de vino blanco, crema y camarones. Esta se complementa muy bien con la preparación, ya que su simpleza y ligereza no le quita el protagonismo al pescado.

Les recomiendo que pidan este plato con una de las ensaladas que están en la carta, ya que la combinación debe ser algo ligera, para no invadir el paladar con sabores pesados y lograr percibir la magnificas características de este pescado que es un boom en la gastronomía.

El plato es perfecto para comerlo en la noche, ya que no quedará con un pesar, es liviano y muy sabroso. Por otra parte, la preparación, a pesar de tener ajo, no es un sabor que predomine en la preparación, sólo es un buen complemento.

El maridaje perfecto para este plato es un tinto de cepa carmenère.

Felicitaciones al Chef, es un plato simple, liviano y rico.

Publicado el 21.08.2008