web analytics

RestoNews

Análisis Gastronómico

Lomo Montado

Entro a Blú y veo en sus paredes los destellos luminosos que reflejan las coloridas obras, enseguida siento que la tentación es más grande, veo a través de los ventanales y reconozco que tengo una vista privilegiada.

Periodista Gastronómica

Salí a caminar por la costanera, ya no se sienten grandes restos de las vacaciones. Llegando al Balneario Municipal veo un paisaje pulcro y pacífico, miro hacia el cerro y justo al frente veo los grandes ventanales de Blú Restaurante & Gallery, recuerdo que hay una linda exposición de Pachy Collao, lo que me anima a cruzar y visitarla.

Entro a Blú y veo en sus paredes los destellos luminosos que reflejan las coloridas obras, enseguida siento que la tentación es más grande, veo a través  de los ventanales y reconozco que tengo una vista privilegiada. En seguida se acerca Freddy Córdova, el chef, a saludarme y me dice que me tiene una novedad que no puedo dejar de probar, “Lomo Montado”.

El Lomo Montado, consiste en un corte de lomo vetado grillado cubierto de queso acompañado de papas fritas caseras, todo esto de verduras salteadas al estilo español. Esta preparación hace tributo a las míticas Papas Montadas que existieron en las cartas pasadas de este restaurante, lo que simulaba una pichanga, con toques del chef. Debo reconocer que eran un éxito.

Cuando llega la preparación, veo un plato abundante, que sobresalían las papas fritas caseras -en un plato como este, el cómo estén las papas es indicador real de calidad gastronómica- cuando comí la primera me dieron ganas de comer una tras otra. El primer bocado del lomo, percibo el sellado, donde una costra muy sabrosa demuestra una buena técnica para sellarlo. El centro, rosado… apunto, blandita.

El salteado era tentador, con un dejo a vino blanco se degustaban claramente los zapallos italianos, la cebolla, champiñones, pimentones, chorizo y camarones. Lo bueno de este salteado fue que impregnó al lomo con sus sabores, potenciándola increíblemente. Muy bueno.

La verdad es que creo percibir que este es un plato dirigido a un hombre -me imagino a un minero en su bajada- lo pasarían bien comiendo esto, pero para una mujer es demasiado, quizás es un plato sugerible para ser compartido, pero ojo, como Lomo montado, porque a mi gusto el cambio que tuvo el plato es muy potenciable; es distinto ver la pieza de carne en el plato, que cortes de está en una pichanga.

Me gusta Blú, es un restaurante fresco, con buena música. Aparte, me encanta que sea un aporte cultural destacando a los artistas antofagastinos y dándolos a conocer a la comunidad.

Publicado el 12.03.2009