web analytics

RestoNews

Análisis Gastronómico

Otaku, un lugar con onda

Como ya es costumbre, cada vez que llego a Iquique, me es irresistible ir por unos sushis a Otaku Sushi Bar, que con una clara tendencia oriental, logra cautivar a un adulto joven que busca algo ligero para comer y beber.

Periodista Gastronómica

Así este pequeño lugar, se ha convertido en un espacio familiar con una atención personalizada, logrando ser el preferido por un público cautivo de las terrazas al aire libre. Esta vez noté la preocupación de tener un par de estufas altas para templar el ambiente, cosa que rescato porque el clima de Iquique ya no es el mismo, la temperatura ha bajado considerablemente.

No dudé seguir con mi gusto por aprovechar tan bella vista de la costanera de Iquique,  es por eso que me ubiqué en la terraza del sushi bar. Enseguida llegó Luis Oyarce, el amable garzón que tenía el deber de encantarme con una buena recomendación.

Entre saludos y charla, Luis contó que degustaría algo de la nueva carta, fue así que mi necesidad de disfrutar  algo tibio hizo que probara una nueva preparación. Entonces ordené una Miso Hotate ($2.000), sopa a base de porotos de soja con tofu, cebollín, ostiones, salmón y pulpo.

Cuando llegó la sopa, la encontré muy delicada, servida en un plato rectangular con un pocillo tapado y  una cuchara japonesa. Al destaparlo afloró el aroma marino, que con una simple reducción logró saciar mi necesidad de una preparación caliente.

Luego fue irresistible no degustar algunos bocados de mariscos con Sakana Tataki ($3.000), cóctel con trocitos de pescados surtidos y camarones, aderezado con aceite de sésamo. El montaje era imponente, en una gran copa que sostenía la preparación y decorado de forma muy refinada.

Como sugerencia de Luis, evité alimonar la preparación, ya que entendí que sí lo hacía, iba a arruinar su estilo japonés, por lo que de a poco fui probando los bocados untándolo con la salsa soja. Me pareció similar a comer sashimi, pero más sabroso, con más  capas de sabor.

El maridaje de la comida lo hice con un Pisco Sour a la Peruana, preparación con más de un fanático del lugar, y la verdad es que estaba exquisito.

Para terminar, llegó un postre a la mesa, Mousse de Mango con quínoa confitada, una textura cremosa, pero consistente, con los hilos del mago que delataban la frescura de la preparación. Al fondo, casi como un juego, las bolitas confitadas de quínoa. Realmente rico, si a usted le gusta beber con algo dulce no dude en solicitarlo, quedará encantado.

Definitivamente Otaku tiene un estilo especial como punto de encuentro entre amigos, tanto así que hasta para capear las frías tardes de invierno que se avecinan es perfecto.

Ahora en Restonomía puedes encontrar los mejores restaurantes de Antofagasta, Iquique y Calama, sólo debes ingresar a www.restonomia.cl