web analytics

RestoNews

Análisis Gastronómico

Pastel de choclo

Cuando el plato llegó a la mesa, me llamó la atención el color y brillo del gratinado. Era una costra agridulce, crujiente, que daba indicios de lo que se vendría al cucharear hasta el fondo la paila de greda.

Periodista Gastronómica

En esta ocasión visité un local con una propuesta tradicional chilena. En “El Horno de Barro Restaurant” se respira naturalidad, bienestar y cariño. Sus dueños me invitaron a degustar un pastel de choclo.

Mientras llegaba mi plato, con Pamela (dueña del restaurante) comentamos de manera distendida, las diferencias entre el pastel de choclo del sur con el del norte. El sureño se caracteriza por ser picante, ya que es condimentado con merkén, el típico ají mapuche. Y el del norte se caracteriza por su dulzor.

Cuando el plato llegó a la mesa, me llamó la atención el color y brillo del gratinado. Era una costra agridulce, crujiente, que daba indicios de lo que se vendría al cucharear hasta el fondo la paila de greda. Me encontré con un jugoso pastel de choclo, donde la combinación de los sabores típicos chilenos -como la pastelera de choclo con el pino de carne- era envolvente, pero suave a la vez.

Por otra parte, tenía todos los ingredientes que caracterizan esta preparación como pollo, huevo duro, pasas rubias y una aceituna, todos ellos complementándose para dar un sabroso gustillo a Chile. En cuanto a la pastelera, notoriamente el grano estaba molido artesanalmente, por lo que era muy cremosa. La conjugación con la albahaca hace de éste, un grandioso sabor.

El pino se caracterizó por su carne trozada, acompañada de los sabores típicos de nuestra tierra, como la cebolla bien sofrita y los condimentos, que según la chef son el secreto de la receta.

El pastel de choclo es uno de los platos típicos más consumidos en Chile, y por cierto, el que a gusto personal más gozo. Es por esta razón, que soy una exigente catadora de la preparación, pero en Antofagasta…

¡No había comido un pastel tan rico como éste! Felicitaciones a la chef.

Publicado el 17.04.2008
etiquetas: