web analytics

RestoNews

Los protagonistas de la Gastronomía

Prem Latika, cocinera y profesora de yoga

Paulina Biaggini, conocida como Madre Prem invita con una serenidad que irradia a disfrutar de la comida vegetariana. Para la comunidad Krishna todos son bienvenidos en su templo, no importa pertenecer a otro culto o ser un fanático de la carne.

Paulina Biaggini, es cocinera y profesora de yoga de la comunidad Krishna que reside desde hace once años en Antofagasta. Este templo de la tranquilidad cuenta con el Restaurante Govinda, lugar que diariamente alberga a los seguidores de la saludable comida vegetariana.

¿Qué significa para ustedes el alimento?
“Es una parte positiva de nuestras vidas que nos permite llenarnos de energía, cuando no es natural corremos el riesgo de enfermarnos, sobre todo al llevar una rutina. Por esto es fundamental llegar a un equilibrio diario, yo le recomendaría a las personas que son muy carnívoras que traten de disminuir la dosis de a poco, porque las proteínas que necesitamos son las que caben dentro de una cajita de fósforos y al exceder esa cuota comienzan las dolencias”.

¿Qué ofrece el restaurante?
“Lo principal es que las personas que nos visitan sientan la energía de relajación, que al alimentarse no escuchen discusiones ni noticias negativas. Para esto el lugar se prepara, nosotros nos levantamos a las cuatro de la mañana tomamos una ducha fría y después nos reunimos en el altar de Krishna para orar, con esa ceremonia limpiamos las vibras de la casa.”

¿Por qué la comida es especial?
“Nuestras preparaciones están bendecidas, ya que la cocina es sagrada, por lo tanto le ofrecemos todo a Dios antes de consumirlo. Todo con lo que contamos, como el almuerzo, el pan integral, los dulces y galletones cumplen el mismo requisito, es por eso que se dice que las personas que consumen esto eliminan enfermedades del ánimo, como la depresión por ejemplo.”

¿Cuáles son los condimentos que ocupan?
“Principalmente el orégano, el curry, y el cardamomo. También la asafétida, pero es más difícil de conseguir, no usamos nada de ajo ni cebolla por una importante razón, esos elementos cumplen el papel de antibióticos en caso de enfermarnos, entonces si nuestro cuerpo estuviese muy acostumbrado a ellos, no daría resultado utilizarlos como remedio.”

Krishna, el más hermoso

Hace siete años que Paulina, nombrada Madre Prem-Latika por su maestro, sigue los principios de este movimiento que contiene cuatro preceptos fundamentales para sus estudiantes, la castidad para los solteros, el vegetarianismo, no practicar juegos de azar y no consumir drogas.

¿Cómo fue para ti integrarte a esta comunidad?
“Al comienzo fue como un rescate que me sacó del hoyo donde me había caído, me faltaba espiritualidad porque no había encontrado mi camino. Estudiaba Ingeniería en Medio Ambiente, me gustaba pero sentía que no era lo mío porque siempre pensé que cuidar la ecología era algo más amplio, yo veía que las personas que aprendían esto se contaminaban más con cosas banales en vez de cuidar el entorno. En ese momento descubrí el templo, que para mí fue como encontrar el Edén, después de cuatro meses de conocerlo me vine a vivir para iniciarme en el culto y tomé el nombre de Madre Premlátika, que significa el amor por Dios.”

¿Eres feliz?
“Totalmente, aquí vivimos en armonía. Además con nuestros ciclos de cine nos ocupamos de educar a los que quieren ser vegetarianos.
Por otra parte, ofrecemos fiestas para Antofagasta, en las cuales todos son bienvenidos para disfrutar gratis de nuestras preparaciones y compartir con cosas simples en un ambiente pacífico. Esos momentos ayudan al alma, sobre todo en este tiempo en el que se vive tanta violencia en el mundo.”

Publicado el 26.06.2008