web analytics

RestoNews

Análisis Gastronómico

Pulpo a los Tres Olivos

Si le gustan los marinados tipo ceviche, vaya a Mochica.

Periodista Gastronómica

Hace tiempo que no iba a Mochica y cada vez que pasaba por su fachada había algo que me incitaba a visitarlo. La noche del martes me animé, aunque en las calles se sentía un frío de temer, esperanzada de vivir un rato simpático me arreglé y salí rumbo a Copiapó con Matta.

Cuando llegué el restaurante estaba vacío y pensé que era mejor sentarme cerca de la barra para poder conversar con alguien si me aburría. Obviamente me atendieron súper rápido y en cosa de segundos tuve un pisco sour a la peruana sobre mi mesa. Receta que ya había probado con anterioridad, debo reconocer que cuando lo hace Luis Sánchez -el dueño- tiene un toque distintivo y maravilloso.

Ordené un Pulpo a los Tres Olivos ($7.900). Mientras esperaba que llegara mi pedido, se acercó la esposa de Luis a darme la bienvenida, conversamos un rato de las banalidades de la vida hasta que llegó la preparación.

La verdad es que el montaje se veía muy bonito, era un cerro de pulpo coronado con chicharrones de cebolla, sobre dos hojas de lechugas en forma de flor y dos librillos con salsa de aceituna (una lila y la otra verde).

Cuando di el primer bocado, me encantó, lo encontré muy bien sazonado pero delicado a la vez -¡Exquisito!- los sabores fueron fusionándose con mucho gusto, las salsas pegaban perfectamente con la preparación, me comí hasta la lechuga marinada. Creo que es el mejor lugar donde he ido a comer algo marinado en Antofagasta, completamente recomendable.

Es mejor ir de día, ya que el lugar es más frío de noche. A la hora de almuerzo se ilumina por el tragaluz que hay en el techo. A pesar de que el restaurante no es tan pomposo en su decoración, su gastronomía da que hablar, en la carta tiene once marinados y el pisco sour a la peruana es muy bueno. (Para los fanáticos del pisco sour a la peruana: tiene un sabor muy similar al del bar de Wally´s cuando estaba a cargo de Nelly).

Sugiero a Luis tratar de arreglar la decoración. Pero lo felicito,  ya que tiene una destreza maravillosa para la cocina.

Publicado el 25.06.2009