web analytics

RestoNews

Análisis Gastronómico

Sauerbraten

Me encanta este restaurante, me gusta lo que representa con sus tradicionales recetas, donde se percibe lo trabajoso que es hacer un plato como este, la dedicación en una preparación es emocionante y esto es lo que percibo en Don Karl´s restaurante.

Periodista Gastronómica

Esta semana fui a Don Karl´s, un restaurante que se destaca por sus exquisitas comidas alemanas, con conservadoras recetas extraídas por su dueño Karlheinz Heckle, quien por su origen ha enseñado a su chef Marcela Novoa minuciosamente el arte de su tradición.

Llegando al restaurante me encuentro con Don Karl, como es reconocido en nuestra ciudad, quien con su amabilidad característica me invita a pasar para esperar la degustación. Me cuenta que para esta vez quiere que pruebe un tradicional plato del sur de Alemania -humildemente me pide escribir el nombre de la preparación en mi libretita- Sauerbraten. Inmediatamente me traduce la palabra alemana, Sauer: ácido y Braten: Asado, por lo que deduje que era una carne asada con toques ácidos.

Como es hora de almuerzo logro percibir rápidamente la estampa de una buena calidad de servicio, que es liderada por el dueño, quien cada cierto tiempo se acerca a las mesas para confirmar la buena atención del restaurante.

Cuando llega el plato veo dos piezas de lomo liso asados, bañados de una salsa –que por el aroma supe que era una reducción de carne- acompañado de spaetzle y repollo morado. Sólo por curiosidad de buscar lo ácido, comienzo por la salsa, era agria pero con mucha textura, muy fuerte en sabor, luego probé el repollo que con toques agridulces y su extravagante color, llenó mi boca de dulzor con notas de reducción de vino tinto, ahí se templaron mis papilas con lo agrio de la salsa.

En realidad el plato es complejo, ya que al ir mezclando los ingredientes me comienzo a maravillar con la perfecta combinación de distintos sabores, lo agrio con lo dulce; la disposición del cambio de texturas con los spaetzle y el logro de equilibrio y templanza que entregan los acompañamientos a la carne.

Magistralmente el plato mantiene un equilibrio con todos sus ingredientes, quizás si hubiese degustado cada componente del plato por separados, no me hubiese gustado, ya que en sabor todos son muy fuerte, pero complementados son una maravilla, todos los sabores se potencian entre sí.

La carne se notaba que estaba asada al horno, tenía una textura tierna, hilachuda y en partes era fácil hasta cortarla con el tenedor. O sea, todo lo que esperaba de una carne al horno.

Exquisito, me encanta este restaurante, me gusta lo que representa con sus tradicionales recetas, donde se percibe lo trabajoso que es hacer un plato como este, la dedicación en una preparación es emocionante y esto es lo que percibo en Don Karl´s restaurante.

Felicitaciones a Don Karlheinz y Marcela.

Publicado el 30.10.2008
etiquetas: