web analytics

RestoNews

Los protagonistas de la Gastronomía

Silvia Valero, dueña del Restaurante “Chico Jaime”

Hace un año que Jaime Rojas, conocido popularmente como “Chico Jaime” ya no está con nosotros, pero la Familia Rojas Valero ha continuado fiel a su recuerdo, trabajando en el restaurante.

Espero sentada en un amplio y luminoso salón, navego en una atmósfera amarilla entre recuerdos, fotos en sepia, marcos de espejos dorados y timones de madera. Al mismo tiempo, Silvia Valero, dueña del tradicional Restaurante Chico Jaime ubicado en el segundo piso del Mercado de Antofagasta, termina de atender a algunos clientes que disfrutan de las delicias hogareñas de este histórico centro del arte culinario.

¿Cómo nació el restaurante?
“Llegamos a Antofagasta desde Coquimbo en el año 1963, mi marido comenzó vendiendo frutas y verduras en la calle, luego aproximadamente en el año 1970 conocimos a Sara Cortés, ella nos ayudó mucho y nos convertimos en sus socios, aquí en este mismo local del mercado. Jaime con su perseverancia, restauró el lugar poniendo los pocos recursos que teníamos en cada uno de los arreglos.”

¿A qué se debe su particular decoración?
“Jaime era un busquilla, le gustaba recorrer todo los lugares en donde pudiese apreciar antigüedades, sobre todo las relacionadas con la actividad marítima. Por lo tanto, de a poco este lugar se fue llenando de historia, la mayoría piezas de colección, como nuestro buzo que es de tiempo inmemorial y bastante famoso, turista que viene se saca una foto con él. Se convirtió en nuestro socio (risas).”

¿Cuál es la característica gastronómica del local?
“La hora del almuerzo, nuestros menús diarios son bien recibidos por la clientela, el sabor de la comida es totalmente casera. Utilizamos productos de selección a pesar de los altos precios, los platos son contundentes y frescos del día. No ofrezco una gran carta variada, soy sincera en ese aspecto, pero lo que entregamos es auténtico y de calidad.”

¿Hay un plato típico?
“El congrio es el más apetecido, además de toda clase de preparaciones con pescados y mariscos, el menú diario siempre incluye una opción con productos del mar. En este tiempo de invierno la cazuela es uno de los favoritos del público, tenemos la de vacuno en forma permanente, la cazuela a la chilena (ave) y asado de costillar con puré los domingos.”

Sabor que traspasa épocas

Con esfuerzo, Silvia se ha hecho cargo de esta importante sede gastronómica fuente de trabajo para muchos antofagastinos. La labor de entregar platos llenos de historia popular es reconocida por el Círculo Internacional de Turismo, gracias al cual el restaurante es visitado constantemente por extranjeros.

¿Cómo es la clientela del restaurante?
“Muy especial, tenemos personas súper fieles que vienen a diario. Por fortuna, las ventas van bien, incluso hay veces que no damos abasto con tanta gente que llega, porque aquí lo más importante es la rapidez, pero todo se soluciona con amabilidad.”

¿Qué es indispensable para un buen servicio?
“Capacitar a nuestros trabajadores, aquí somos la mayoría mujeres y familiares también, en consecuencia tenemos una buena organización. El prestigio es la base y para conservarlo nuestras garzonas cuentan con la voluntad necesaria para atender gustosamente a los clientes.”

¿Está conforme con su trabajo?
“Sí, me siento orgullosa de llenar de vida cada día el restaurante, siempre hemos luchado por mantenernos en el tiempo y doy gracias a Dios porque siempre nos ha ayudado a salir adelante.”

¿Cuál es legado que quiere dejar?
“Que mis hijos sigan con el negocio, espero que nuestra presencia en el mercado sea eterna, que siga brindando alegría y sabor a todos los visitantes.”

Publicado el 17.07.2008