web analytics

RestoNews

Análisis Gastronómico

Tabla Hot Pacific

Me encanta Picadillo, es un lugar tranquilo, pero concurrido, siempre está lleno. Me fui aproximadamente a las 21.30 hrs., ya estaba completamente repleto.

Periodista Gastronómica

Luego de la vista de un romántico atardecer antofagastino con mi novio, de esos que pocas veces me doy el tiempo de disfrutar, acompañada de una relajada caminata frente a la costanera, llegamos a Picadillo.

Nunca deja de sorprenderme lo concurrido que es este lugar, llegamos a una hora temprana, justo en la bajada del sol y ya existían algunas mesas ocupadas. Inmediatamente pienso que si el público apoya a Picadillo con su concurrencia es porque debe ser uno de los mejores restaurantes de la ciudad.  

Esta vez pedimos una tabla Hot Pacific, preparación que fue recomendada por el Cristian Herrera, el chef de Picadillo, la tabla consiste en una combinación de productos del mar, donde se vislumbran calamares, ostiones, camarones, pescado en distintas elaboraciones.

En montaje me parece atractivo y contundente, para dos personas es suficiente. En una plato con forma de corbatita, se ven calamares a la romana, ostiones a la parmesana, brochetas de pescado intercalados con calamares, camarones ecuatorianos ensartados en brochetas a la plancha, croquetas caseras de pescado y jaiba, todo acompañado de tres salsas para degustar cada preparación.

En cuanto a la degustación, lo primero que pruebo son los calamares a la romana, los que tienen un batido liviano a lo tempura, son blandos y delicados, combinados con la salsa a base de salsa de soya quedan muy buenos. Luego sigo con una brocheta, la que destaca un pescado a la plancha con calamares, todo a punto y sabroso, con la salsa de pickle queda muy bien.

Lo destacable de la tabla fueron las croquetas caseras de pescado y jaiba, exquisitas… saben a preparación de abuelita, con todos esos toques de una buena croqueta. Los camarones, aunque sencillos estaban en su punto, con un crujir típico de camarones recién salidos de la plancha.

La tabla estaba exquisita, la atención fue magnífica, los garzones son muy atentos y rápidos, lo que le da un punto más a favor a Picadillo.

Me encanta Picadillo, es un lugar tranquilo, pero concurrido, siempre está lleno. Me fui aproximadamente a las 21.30 hrs., ya estaba completamente repleto y fue un día martes, o sea esto demuestra la calidad del restaurante.

Publicado el 26.03.2009
etiquetas: » » »