web analytics

RestoNews

Análisis Gastronómico

Tradicionales Humitas

Este espacio me fascina, considero que es un excelente lugar para disfrutar en familia de tradiciones chilenas con una muy buena atención y gastronomía que se apegan a las recetas típicas.

Periodista Gastronómica

Esta semana visité Horno de Barro, donde veo que las remodelaciones que se han hecho últimamente, con la ampliación del restaurante, ha tenido efectos positivos para el local. Noto un importante cambio en el tiempo de espera en la recepción, hoy ya no se espera más de diez minutos para ser atendido.

Cuando me recibe Jaime Barros y Pamela Maya, los dueños, me comentan que degustaré una de las preparaciones con más fanáticos en el restaurante, Humitas con ensalada a la Chilena.

El plato es imponente y colorido, donde dos humitas envueltas perfectamente en firme chala (hojas que cubren el choclo) equilibran el solemne colorido de la ensalada de rojos tomates junto a cebolla picada pluma. Para comenzar, debo abrir las humitas, donde trato de hacer la forma de una canoa con la chala para que contenta una lechosa humita. Inmediatamente se siente el aroma de choclo con albahaca, una combinación magistral a mi gusto.

En el primer bocado, me llama la atención lo lechosa que está la humita, a pesar de esto, en sabor me hace rememorar las cálidas tardes veraniegas donde mi abuela se la pasaba pelando y triturando choclo junto a albahaca para hacer esta típica preparación de nuestro país. Considero que esta es una receta que a pesar de lo simple que se ve tiene todo un cuento de tradiciones, donde necesariamente se rescatan las recetas reconocidas mundialmente como chilenas.

Aunque yo las prefiero con un poco más de consistencia, me encantaron en sabor, son dulces y contundentes. El hollejo del choclo se siente suave y blando. En cuanto a la combinación con la ensalada, considero que no hay mejor complemento para esta preparación que la renombrada ensalada a la chilena, donde el tomate con cebolla invade la chala para combinarse y potenciar el sabor de la preparación. A pesar de mi gusto, la otra manera de comerlas tradicionalmente es agregándoles azúcar.

No puedo dejar de mencionar la apuesta que plantean los dueños de Horno de Barro para los fines de semana durante las cenas, donde en un intenso afán de rescatar las raíces típicas chilenas, han puesto a disposición su escenario para presentar espectáculos de los mejores niveles regionales. Y como lo gastronomía no se puede quedar atrás, en este nuevo posicionamiento que están logrando, puedo rescatar los vinos navegados, donde tibias copas de vinos endulzados y especiados marcan la diferencia con el resto de las barras en la ciudad.

Felicitaciones, este espacio me fascina, considero que es un excelente lugar para disfrutar en familia de tradiciones chilenas, con una muy buena atención y con gastronomía que se apegan a las recetas típicas. La verdad es que son únicos en la ciudad.

Publicado el 04.12.2008