web analytics

RestoNews

Análisis de Bebestibles

Modernidad con sabor a mar

-¡Señores!- acá está todo perfectamente calculado. Las mesas se separan unas de otras tan sólo por algunos centímetros, pero en estos expectaculares asientos color rojo furioso nada molesta.

Después de la ducha, llamo a Rodrigo y me dice que está lejos, que la tocata terminará tarde y como no ando de ánimo para rock and roll, me largo a buscar algún lugar que me entretenga con algo más sútil y pop.

Esta semana descubrí un nuevo lugar que me acogió cómodamente. El Rito se llama, y su particular estilo invita a pasar, a todos los deseen un lugar para una reunión de negocios o que simplemente busquen diversión.

A la hora de ir a un bar que no conozco, lo primero que me llama la atención es su decoración. No me importa el estilo que sea, sino que haya cierto espíritu y se trabaje un concepto.

El caso del pub El Rito, que lleva aproximadamente un mes y medio instalado en Antofagasta, es uno bien especial, pues posee en su primer ambiente una genial ambientación lounge y en el segundo salón un estilo de bar de puerto, que me remonta algún viejo boliche de Valparaíso.

Yo no sé mucho de diseño, pero indudablemente comprendo cuando algo funciona y cuando no. -¡Señores!- acá está todo perfectamente calculado. Las mesas se separan unas de otras tan sólo por algunos centímetros, pero en estos expectaculares asientos color rojo furioso nada molesta.

En el ambiente se mezclan hombres de terno y corbata, junto a muchachos indies, quienes conversan felices cada uno por su lado, al son de buena música y una extensa barra que despide azul violeta.

El grato volumen de la música mezcla de forma entretenida a Depeche Mode y The Prodigy, permite que charle amenamente con algunos conocidos que me encuentro en el lugar y que me comentan que El Rito, en un día jueves como hoy, es perfecto para hacer la previa, ya que los precios son convenientes, a demás que las preparaciones son bastante buenas.

Eso lo puedo comprobar cuando me tomo un increíble Diablito, que está hecho solamente para los que soportan sabores fuertes. El trago que contiene una mezcla entre vodka, whisky, gin, triple-sec y granadina, cuenta con un elegante color rosado transparente. La gracia de esta interesante combinación de sabores, es que su presentación con una flameante llama, por lo que se debe tomar rápidamente antes que el fuego se consuma. ¡Increíblemente exquisito!

Mi elección para comer esta noche llega bastante veloz. La maravillosa presentación de esta chorrillana a las finas hierbas, va acorde a su gusto, en el que la combinación de sabores se adapta perfectamente a mi paladar. La generosa porción permite que tres puedan comer sin problemas. Aunque si son solamente dos personas y tienen mucha hambre, esta les vendría perfectamente.

Una cosa excepcional que es posible encontrar en El Rito, es la buena atención por parte de sus garzonas. Las muchachas son bastante amigables, trabajan siempre con una sonrisa que no se ve forzada y lo que uno pide llega perfectamente a tiempo.

Decido cambiarme de lugar un rato y abandono las confortables sillas rojas para sentarme en el segundo ambiente del local, el cual es un poco más oscuro y también más íntimo. La música que suena es exactamente la misma que la de  la parte más moderna, sólo que acá es posible ver también videos del pop más selecto de los 90’s y 80’s como Dee-Lite y Pet Shop Boys.

Sentado bajo las vigas de madera, consumo mi segundo alcohol de la noche, un sabroso mojito, que es el trago que consumo en cada lugar que voy. En El Rito creo que el acierto es beberlo y sí al igual que yo, usted es de las personas que ama este sabroso elixir cubano, este es lugar donde debe venir a probarlo.

Ya son las dos de la madrugada y Rodrigo me llama. Viene con los otros muchachos rockeros a buscarme. Les digo que me voy con ellos, pero que pasen por acá antes, que mínimo una cerveza y me doy cuenta que esto recién comienza.

 

Publicado el 11.02.2009
etiquetas: » » »