web analytics

RestoNews

Una pizca de cine y gastronomía

Alimentarse, comer y cocinar, son actos que acompañan al ser humano desde siempre. Con el paso de los años, la culinaria se ha convertido en arte y bajo este estatus, se ha mezclado con otras disciplinas artísticas, sirviendo de inspiración para grandes y pequeños cineastas

La relación que existe entre la comida y el séptimo arte es evidente. Zampar cabritas cuando uno acude al cine es una tradición ya instaurada e impuesta. Más común es que al sentarse en la comodidad del hogar a disfrutar de un filme, sea bueno o no, uno se haga acompañar de bebidas y algunas cosillas para “picar”.

En dicho contexto muchos cineastas han encontrado inspiración en la gastronomía, ya sea para usarla como eje central del filme, como excusa para las relaciones sociales e incluso para desarrollar metáforas.

Una de las películas más famosas donde la presencia de los alimentos es indiscutible es “Chocolate”, filme donde una dulce Juliette Binoche, llegar a transformar la vida de un pueblo, cuando decide instalarse junto su hija, con una tienda donde prepara y vende deliciosos chocolates.

Otro reconocido filme es “Sin Reservas”, que llegó a los cines durante el 2007 y se trata de la adaptación norteamericana de una pequeña película alemana llamada “Deliciosa Martha”. En ella, Kate (Catherine Zeta Jones) es una ambiciosa y reconocida chef que ama su profesión, pero que posee un pequeño problema de agresividad que se desata alguno de sus comensales se atreve a criticar alguna de sus preparaciones.

La vida de la protagonista cambia radicalmente cuando debe dividir el tiempo entre el cuidado de su sobrina y su trabajo, además de compartir su cocina con un extravagante chef que viene llegando de Italia.

En el plano latinoamericano también existen célebres historias de amor donde la gastronomía juega un papel fundamental. “Como agua para chocolate” es una cinta de amor imposible, en la que Tita, su protagonista, debe olvidarse del amor de Pedro, ya que su egoísta madre decidió que por ser la hija menor, debe mantenerse soltera para ocuparse únicamente de su cuidado hasta su muerte.

Todo lo anterior usando a la gastronomía como metáfora de los sentimientos de los personajes, y es que dicen que algunas y probablemente algunos, conquistan a sus parejas por el estómago.

En el ámbito menos comercial o en “cine arte”, la temática culinaria tampoco ha estado ausente. Ejemplo de esto es la genial “El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante”, dirigida por Peter Greenway, en la que un cocinero de un lujoso resteaurant observa la relación de un triángulo amoroso conformado por un ladrón, su mujer y su amante.

Cuando el cocinero decide involucrarse con ellos, la historia se torna mucho más lúgubre, violenta, macabra y erótica. Un dato es que esta película de los 80’s se estrenó en Chile, bajo clasificación de “mayores de 21 años”.

Otro filme que tiene como eje principal el mundo gastronómico es “Melinda Melinda”, del newyorkino Woody Allen. En esta cinta, un grupo de intelectuales se juntan a cenar en un restaurant de moda y es allí donde dos de los comensales comienzan a relatar versiones de la historia ficticia de Melinda. Una en plano de comedia y la otra en tragedia

Es así como las dos vidas de Melinda transcurren con saltos de una situación a la otra, pero siempre girando alrededor de la buena mesa.

El cine francés también ha abordado la comida en sus filmes. La comedia negra “Delicatessen” es un excepcional filme que transcurre en un inusual París, donde los alimentos ocupan el papel del dinero y algunos ciudadanos deciden optar por un nuevo y suculento bocadillo.

La lista de películas que tocan la temática gastronómica suma y sigue: “Ratatouille”, “Tomates verdes fritos”, “Mi gran casamiento griego”, “Super size me” y “Dumping”, entre muchas otras que están en los video clubes. Solamente falta que las busque, las arriende y las disfrute.

 

Publicado el 16.04.2009
etiquetas: » » »