web analytics

RestoNews

Vacas Sagradas

India es el segundo país más poblado del mundo y Delhi como capital no está ajena a esa realidad.

Delhi posee veintidós millones de habitantes, por lo que una de las características más notorias es el colapso de las vías, que convierten la movilización en una aventura.

Pude ver autos, rickshaws e infinidad de motocicletas que en muchas oportunidades soportaban a los miembros de toda una familia. También elefantes y camellos, pero sin duda alguna lo más sobresaliente fueron las vacas que circulaban libremente.

Sagradas por cierto, son una muestra clara de una cultura que las venera, pero no sólo en las vías los autos se detenían por ellas, podía ser en cualquier lugar imaginable. Éstos rumiantes se detenían y las personas los seguían.

Al observar aquella realidad sorprendiéndome con la actitud tomada por los ciudadanos, comencé a pensar analógicamente en lo que era mi propia vida y la de muchos más. Existencias que se ven paralizadas por tantos motivos, nada es fortuito en el camino que hemos de recorrer, simplemente es producto de nuestras acciones.

Si las vacas de India detienen el tránsito, en nuestra vida posiblemente sea el miedo el que paralice y es ahí donde nos limitamos por inquietud, angustia o melancolía. Cuantas veces quisimos hacer algo y simplemente nos detenemos sin mediar explicación.

Aún así el miedo es parte fundamental del crecimiento personal y social. Si llegamos a pensar que estamos solos en el planeta y que sin la sinergia otorgada por la comunidad podemos salir adelante, entonces nos encontramos con otra vaca en el camino.

En las últimas semanas me he conmovido con la contingencia nacional, desde el crimen por la muerte de Sergio Aguayo, hasta la triste historia de Daniela Campos que perdió su hija con apenas días de nacida.

Medité respecto al sentimiento de los familiares deteniéndome en cómo puede paralizarnos la muerte, aunque es una situación que conocemos desde  el principio de nuestra existencia. Entonces nuestra vaca sagrada nos pone a prueba, ahí está la decisión de caer al precipicio o construir un camino indeleble sobre él.

El filósofo romano Marco Aurelio, sentencia lo siguiente “Si algo exterior te atormenta, observa que no es la causa externa lo que motiva tu tormento, sino la manera que tienes de considerarla. Manera que puedes cambiar en cuanto te lo propongas, con lo que cesará tu tormento”.

Les propongo dejar atrás aquellas vacas sagradas que ponen atajo a nuestras vidas, dejando escapar aquellos momentos de felicidad.

“Pero, como siempre, descubrimos que nuestras más sombrías adversidades son nuestras mejores ocasiones, y que el paso tenebroso es solo un paso conducente a una mayor luz. Nos encontramos, pues, acorralados ante el último terreno que nos queda por explorar, la última aventura: nosotros mismos.”  – Sri aurobindo-

Analogías de India aplicables a nuestra vida –¡Hasta el próximo jueves!-.

Publicado el 28.07.2009
etiquetas: »